Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La torre de Zaha

El edificio de la arquitecta iraquí será "la perla" del Campus Interuniversitario

Llegó con cierto retraso y cojeando -un percance en una visita de obras en Egipto, uno de los 10 países en los que construye ahora mismo-, pero su entrada fue digna de la fama de diva de la arquitectura que se ha ganado a pulso. Zaha Hadid, la única arquitecta con un Premio Pritzker, asistió a la colocación de la primera piedra de su Torre Espiral, el edificio que ha diseñado para que sea emblema del Campus Interuniversitario de Diagonal-Besòs, que, como dijo ella, refleja muchas intersecciones. Principalmente la de dos municipios, pues el solar es mitad Barcelona y mitad Sant Adrià de Besós, y la de dos funciones, ya que reunirá oficinas para empresas privadas y departamentos universitarios. Los 65 millones de euros que cuesta este edificio de 11 plantas sobre rasante y una subterránea los asume el Consorcio de la Zona Franca, impulsor del proyecto.

El diseño con toques futuristas de la arquitecta funciona. De hecho, ayer reconocía que a ella la crisis no la ha afectado. "Por ahora, sólo se han visto afectados los proyectos en Dubai o los que eran muy incipientes, e incluso hemos tenido que contratar a más gente", indicaba ayer Hadid, que reclamaba que se le atribuya la culpa a quien la tiene, "los banqueros", y no a los arquitectos. "Ahora puede ser la oportunidad para investigar más en vivienda social o en proyectos culturales que ayuden a crear ciudad", señala. "Cuando la gente está desanimada es bueno darle proyectos atractivos que ayuden a subirle la moral. Es mejor apostar por proyectos interesantes que dejarse llevar por la banalidad imperante, y más ahora que los costes de la construcción están bajando". Las obras del edificio pueden estar acabadas a finales de 2011.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de julio de 2009