Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Spanair no volará a destinos transoceánicos hasta 2012

La aerolínea hará en El Prat el mantenimiento de sus aviones

A Asia o a América, sólo a partir de 2012. Spanair comenzará a realizar sus primeros vuelos intercontinentales en el año 2012, según explicó ayer el presidente de la aerolínea, Ferran Soriano, quien se mostró "convencido" de que este proyecto "es difícil, pero saldrá bien".

El único hub (centro de conexión de vuelos, un aeropuerto al que llegan pasajeros de tránsito, que cambian de vuelo) que existe en España es el aeropuerto madrileño de Barajas, que ha crecido de la mano de Iberia, y Spanair quiere ejercer ahora el mismo papel de locomotora en Barcelona, como gran centro alternativo para nutrir a la capital catalana de la sequía de vuelos de largo radio.

En un desayuno organizado por Turismo de Barcelona, Soriano dibujó la disyuntiva en la que se halla El Prat: consolidarse como aeropuerto de bajo coste o pugnar por actuar como hub y, por tanto, atraer sedes de empresas. "La fuerza de las aerolíneas de vuelos baratos dificulta la expansión de rutas intercontinentales porque estas compañías de bajo coste no adaptan sus horarios para facilitar la conexión y no hacen el trasvase de maletas", explicó Soriano.

El presidente de la compañía anima a los empresarios a invertir en la firma

La expansión de El Prat es el objetivo que se ha marcado Spanair en su nueva etapa en manos de empresarios e instituciones catalanes. El proceso de compra tiene que completarse: de los 100 millones de euros de ampliación de capital necesarios para cerrar la compra de Spanair, SAS y los inversores han desembolsado ya 65 millones, pero faltan 35 millones hasta finales de año. Soriano animó ayer a los empresarios catalanes a invertir. "Hay capital fundacional disponible para los que ya están en el proyecto y para nuevos inversores", recalcó, y apuntó que la aventura de Spanair "es de alto riesgo, pero también de alto retorno, porque si el proyecto se cumple, en tres o cinco años la compañía pasará a valer entre 300 y 500 millones de euros". Poco a poco gana adeptos y ha comprometido a cinco nuevos inversores recientemente, sin concretar su identidad.

Además de trasladar la sede operativa de Palma de Mallorca a Barcelona, lo que afecta a más de 400 trabajadores, la compañía también realizará el mantenimiento de la flota de aviones en El Prat.

La compañía duda ahora entre construir un hangar, tal como prometió el anterior equipo gestor, o aprovechar alguna instalación ya existente. "Es una cuestión que valoraremos en los próximos meses", señaló Ferran Soriano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de julio de 2009