Pisos protegidos más caros que los de precio libre

El ajuste del sector lleva a algunos compradores a rechazar casas sociales

Algunas políticas para facilitar el acceso a la vivienda a los ciudadanos durante el boom inmobiliario han quedado ahora en punto muerto. El desplome del valor de los pisos, de hasta el 20% en 2008, ha supuesto que los precios de la vivienda libre se aproximen a los de la protegida y la concertada, según un informe del Instituto Catalán del Suelo (Incasòl). En ocasiones, incluso son inferiores, por lo que los compradores rehúsan quedarse con un piso social si por el mismo precio pueden tener uno del mercado libre.

Esta nueva derivada de la crisis financiera e inmobiliaria fue analizada ayer por la comisión de seguimiento del Pacto Nacional de la Vivienda, que reúne a administraciones, patronales, sindicatos y otros agentes sociales. La figura de la vivienda de precio concertado, que se encuentra a medio camino entre la libre y la protegida, se creó en la anterior legislatura para facilitar el acceso de las rentas medias a la vivienda. Pero hoy los precios han quedado desfasados, por lo que las ventas de parcelas por parte del Incasòl "se hallan desde hace unos meses seriamente afectadas por este nuevo fenómeno".

Las políticas de vivienda han quedado desfasadas
Más información
Corredor pone a la banca "a trabajar" contra la falta de crédito

Para corregir esta tendencia, el Incasòl propone limitar el precio de venta del suelo, pero también pide a los promotores que rebajen los precios. Además, el Incasòl dará prioridad en las adjudicaciones de este suelo a las inmobiliarias que propongan los mejores precios finales. Los planeamientos urbanísticos ahora deben reservar el 10% para vivienda concertada. Dado el contexto, el Plan de Vivienda 2009-2012, en fase de redacción, prevé que en esa reserva puedan levantarse otro tipo de pisos protegidos.

En la reunión de seguimiento, según coinciden varios asistentes, la mayoría de sus integrantes arremetieron contra las entidades financieras por mantener el grifo del crédito cerrado para adjudicatarios de vivienda protegida. Y eso a pesar de los avales que están dando el Departamento de Medio Ambiente y Vivienda y el Ministerio de Vivienda. El representante de la Federación de Cajas no intervino en toda la reunión.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los agentes sociales pidieron una reorientación del pacto para atender emergencias y necesidades sociales que han emergido por la recesión. "En general, nos parecen bien las medidas del plan 2009-2012. Pero el contexto económico de hoy no es el mismo que el de 2007. Tenemos el problema del crédito, de los stocks, el parón en la construcción...", explicó el responsable de Vivienda de CC OO, Xavier Becerra. La secretaria de Política Institucional de UGT, Neus Munté, coincidió en que la clave está en la financiación. "Todavía hay muchas familias que tienen un piso adjudicado pero que no reciben crédito".

No obstante, el consejero Francesc Baltasar explicó que su departamento ya ha incluido en el plan varias medidas para paliar los efectos de la crisis. La Generalitat buscará nuevas fórmulas -como la copropiedad y la cesión de uso- para reducir el esfuerzo de las familias para comprar un piso y ampliará los avales a los ciudadanos para evitar que se queden en la calle.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS