El nuevo pacto de financiación autonómica

La financiación en cinco claves

La financiación autonómica es un rompecabezas lleno de interrogantes.

- ¿Qué es el sistema de financiación? Es la forma que tienen la Administración central y los Gobiernos autonómicos de valorar cuánto dinero necesitan las comunidades para sus competencias (sanidad y educación son las más importantes) y con qué recursos las financian. El sistema, que distribuyó más de 114.000 millones en 2007, incluye todas las comunidades salvo País Vasco y Navarra, con una financiación específica. Ceuta y Melilla tienen un tratamiento especial en el sistema.

- ¿Por qué reformar el sistema? El modelo vigente, aprobado en 2002, preveía una revisión a los cinco años, aunque no necesariamente una reforma. Los cambios profundos que debaten el Gobierno y las comunidades se deben a tres razones básicas: ampliar los recursos de las comunidades, ya que el modelo no recoge el sobrecoste por el intenso aumento demográfico desde 2002 (ha crecido en más de siete millones de habitantes). También se pretende reducir la disparidad de recursos por habitante que hay entre las comunidades (casi un 40% de diferencia entre la que más recibe y la que menos). Por último, había que atender lo aprobado en las últimas reformas de estatutos de autonomía. Y singularmente el Estatuto catalán, que marcó la pauta en la discusión.

Más información

- ¿Cómo se van a calcular ahora las necesidades de financiación? Se tomará como referencia los resultados del último sistema de financiación, donde Andalucía fue la comunidad que más recursos recibió (el 18%). Y se le sumarán fondos que pondrá el Gobierno para compensar, principalmente, el crecimiento demográfico no recogido en el sistema en los últimos años. La negociación no está cerrada, pero la cifra rondará los 11.000 millones.

- ¿De dónde sale el dinero? Como la inmensa mayoría de los recursos públicos, el dinero viene de forma directa o indirecta de los impuestos. Las comunidades disfrutan ya de una serie de tributos cedidos por el Gobierno (los que gravan el juego o las transacciones inmobiliarias, por ejemplo). Además, se cede una parte de la recaudación de los principales impuestos. Hasta ahora, era el 33% del IRPF, el 35% del IVA y el 40% de los impuestos especiales (sobre el alcohol, la gasolina y el tabaco). En el nuevo modelo, esa cesta se ampliará y las comunidades recibirán el 50% de IRPF e IVA y el 58% de impuestos especiales. La tercera pata es el fondo de suficiencia: son transferencias del Gobierno para cubrir la diferencia entre lo que se destina a las comunidades de la recaudación de impuestos y la necesidad de financiación reconocida.

- ¿Qué es la nivelación? Es una de las principales novedades de la reforma. En el nuevo sistema, alrededor del 75% del dinero se distribuirá entre las comunidades con el objetivo de que todas logren el mismo nivel de financiación por habitante. Con esta medida se pretende garantizar que los ciudadanos de todas las comunidades tengan acceso al mismo nivel de prestaciones de servicios públicos básicos (educación, salud, servicios sociales).

Al mismo tiempo, se acota la solidaridad: si alguna comunidad es capaz de cubrir el dinero necesario para el resto de competencias con la recaudación de impuestos, no tendrá que devolver el dinero sobrante al Gobierno, como hasta ahora. Es una medida que beneficia a las comunidades que más impuestos generan por su mayor nivel de riqueza, como Madrid, Cataluña o Baleares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de julio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50