Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fotos a cuatro manos con un soplo de Warhol

Los Hilton Brothers exponen en Madrid su colaboración artística

Llegan montados en sus bicicletas alquiladas y vestidos con el atuendo del día: bermudas, chaqueta de rayas, minicorbata, calcetines y deportivas. "Tienen que hacer más carriles de bici en Madrid", decía Christopher Makos (Lowell, Massachusetts, 1948) el pasado lunes mientras candaba su vehículo a una farola a la puerta de la Casa Encendida de Madrid. Fue ayudante de Man Ray en París, colaborador de Andy Warhol y parte de la gloriosa escena artística neoyorquina de los setenta y ochenta. Pero hoy es la mitad de los Hilton Brothers, el dúo creativo que formó en 2004 con Paul Solberg (St. Paul, Minnesota, 1969) y que firma las 65 piezas que se exponen hasta el 30 de agosto bajo el título Mistaken identity (Identidad equivocada).

Hay fotografías realizadas por cada uno por separado. Como los retratos que hizo Makos hace décadas a William Burroughs, John Lennon, Giorgia O'Keeffe y, por supuesto, al referente del arte pop, Andy Warhol. Pero el título de la muestra hace referencia al trabajo que realizan conjuntamente, fotografiando por separado objetos que luego unen en una nueva obra. "Es el trabajo de dos artistas que trabajan juntos, hasta el punto de que uno pierde la identidad en el otro y ya no se sabe qué pertenece a quién", explica Makos. Un buen ejemplo son los dípticos formados por retratos de Warhol con peluca -de Makos- e imágenes de flores tomadas por Solberg. "Igual que en música, primero fue clásica, luego vino el jazz, luego la fusión... Lo que hacemos es samplear la fotografía clásica con fotografía digital y encontrar una fusión en esa experimentación. Es un juego, una exploración".

Un juego que no se queda sólo en sus fotografías. Los Hilton Brothers siempre visten igual. Son diseños propios que cose un sastre en China con telas compradas en Italia o en Francia. Hasta el mínimo detalle es creación propia, dice Solberg. "Es nuestra visión del arte desde que nos conocimos hace seis años", añade. Es difícil resistirse a la pregunta: ¿son pareja sentimental? "Sí, no, puede ser. No es una respuesta tan fácil. Es como la semana del Orgullo Gay. Yo la llamaría del Orgullo Feliz. Todo el mundo estaba tan feliz, había abuelas con niños... De la misma forma, no quiero que se nos limite a Paul y a mí como pareja". "Nuestra relación es creativa, que es una relación más íntima que la afectiva", puntualiza Solberg. Hay una segunda pregunta inevitable: ¿cómo era trabajar con Warhol? "Pues como trabajar con Paul. Warhol tenía la misma mentalidad que toda la gente con la que he colaborado: qué podemos hacer, busquemos una idea, hagamos algo", dice Makos.

El fotógrafo se fascinó con la España de los ochenta y con la movida madrileña cuando llegó por primera vez con Warhol en 1983. Luego volvió para fotografiar a los protagonistas de aquello: Agatha Ruiz de la Prada, Pedro Almodóvar, Bibi Andersen... Las imágenes se publicaron en Interview, la revista fundada por el creador de The Factory, y ello consagró internacionalmente el movimiento. "Cada vez que llegamos a España desde otros países notamos un gran cambio en las caras, en la sensación de felicidad. Es la gente con mayor pasión y privación de sueño del mundo, y eso les da una tensión increíble. Me encanta. Ayer, a la una de la madrugada había abuelas por la calle", dice Solberg. "Sí, pero tienen que hacer más carriles de bici", insiste Makos. Por si no hubiera quedado claro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de julio de 2009