Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autonomías presionan al Ejecutivo en vísperas de conocer la financiación

Baleares se une a los descontentos tras entrevistarse Antich con la vicepresidenta

Aumenta la presión de las comunidades autónomas sobre el Gobierno en vísperas de que, por fin, les sean revelados el nuevo modelo y las cifras de la financiación autonómica, lo que previsiblemente sucederá antes del fin de semana.

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, y el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, mantienen el canal de comunicación abierto con los presidentes, con reuniones personales y conversaciones telefónicas. Pero lo cierto es que nadie parece estar contento, ni siquiera el presidente socialista de Baleares, Francesc Antich, hasta ahora tranquilo al prever que su comunidad sería compensada por la reconocida insuficiencia de su financiación. "Todo el mundo reconoce la injusticia que padece Baleares y lo agradecemos mucho, pero ahora se trata de que se materialice en hechos", afirmó. Y, por lo que ayer escuchó de Salgado, no le pareció que los 21 puntos de diferencia que separan a Baleares de la media nacional se vayan a compensar del todo, según explican en su entorno. El resto de los presidentes arrecian en la exposición de agravios (los del PSOE) y en la crítica (los del PP).

Madrid: "El acuerdo está en el alero hasta conocer las cifras y el modelo"

En el bloque socialista se utiliza un tono suave para pedir en alto que el Gobierno no prime a quien más esfuerzo fiscal haga, porque eso supondría "que tributan los territorios y no las personas", según expresó el presidente extremeño, Guillermo Fernández-Vara. "Este criterio es compartido por el presidente de Andalucía, José Antonio Griñán", señaló Fernández-Vara tras reunirse en Sevilla con el presidente andaluz. El temor de Fernández-Vara tiene alguna justificación, ya que con el nuevo modelo las comunidades que han crecido en población son las claras beneficiarias. No es el caso de Extremadura ni tampoco de Asturias, Castilla y León y Galicia. Las dos últimas, gobernadas por el PP, amagan con pedir una reunión de presidentes para que "Zapatero dé la cara".

El silencio que hasta ahora había mantenido la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP, lo rompió ayer el consejero de Economía, Antonio Beteta. Éste se preguntaba cuáles son los principios que van a garantizar la suficiencia del modelo en los próximos años. "El acuerdo está en el alero hasta que conozcamos las cifras y el modelo", advirtió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de julio de 2009