Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chacón elogia la capacidad de mando y diálogo del nuevo jefe del CNI

La ministra destaca los éxitos contra ETA del servicio secreto en la etapa de Saiz

"Sabes dialogar, pero también sabes mandar. El Gobierno ha elegido al hombre adecuado". Con estas elogiosas palabras se dirigió la ministra de Defensa, Carme Chacón, al nuevo director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general en la reserva Félix Sanz. Un mensaje claro sobre la forma en que debe dirigir el espionaje español tras la turbulenta etapa que ha culminado con la dimisión de Alberto Saiz.

Ambos entraron juntos en el salón del Ministerio de Defensa donde se celebró la toma de posesión del nuevo responsable del servicio secreto. Entrante y saliente se fundieron en un abrazo tras el discurso de la ministra, la única que tomó la palabra.

Chacón tuvo interés en destacar que, en los últimos cinco años, bajo la dirección de Saiz, "la seguridad de España ha estado garantizada como pocas veces lo estuvo antes" y que los éxitos, sobre todo en la lucha contra ETA, no hubieran sido posibles "sin la labor silenciosa, constante y disciplinada que realizan a diario los agentes del centro, a veces con riesgo para sus vidas". Respecto a las razones del cese, se limitó a señalar que se había producido por voluntad propia y demostraba el "sentido de la responsabilidad" de Saiz.

Asistieron al acto, además de la mayoría de altos cargos de Defensa, el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Bernardino León; el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho; el director de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, y la secretaria general CNI, Elena Sánchez, que en los últimos tiempos se ha distanciado de Saiz. Entre los invitados se encontraba el primer ministro de Defensa con el PP, Eduardo Serra. Los periodistas, casi medio centenar, fueron invitados a marcharse tras la intervención de Chacón.

Si no escatimó alabanzas hacia Saiz, tampoco fue cicatera con Sanz, de quien dijo que tiene capacidad sobrada para su nuevo cometido, ha demostrado ampliamente sus dotes de liderazgo, es un "gran planificador y un extraordinario negociador" y tiene una experiencia internacional muy valiosa para tratar con los servicios de inteligencia extranjeros. La ministra auguró que los éxitos logrados por Saiz se ampliarán "gracias a la colaboración de todos, la destreza de Félix Sanz y la discreción, que debe ser siempre la marca del CNI".

La sensación que quedó en el ambiente fue agridulce. Todos se congratulaban por el nombramiento de Sanz, pero muchos lamentaban que el relevo se hubiera producido tras una campaña de descrédito personal contra Saiz. Como ayer su sucesor, éste tomo posesión en 2004 en la sede del Ministerio de Defensa. Sólo una vez se ha hecho el relevo en el palacio de la Moncloa: fue en 2001, con Jorge Dezcallar como nuevo jefe del servicio secreto, y presidió José María Aznar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de julio de 2009