Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un mito de la música popular

Jacko regresará a Neverland

Los restos mortales del cantante serán trasladados mañana a su antiguo rancho, donde miles de sus seguidores le tributarán un multitudinario homenaje

Se acabó la especulación y murieron los rumores. ¿Reposaría el niño que no quiso ser hombre en su Gary natal, Indiana? ¿O volvería al rancho de infausta memoria de Nerverland, escenario de los supuestos abusos sexuales a menores donde el propio artista reconoció que dormía con los infantes? Se levantó la sábana al fantasma y Neverland será exorcizado. Cuando se cumpla una semana de su muerte, el cadáver de Michael Jackson viajará hasta Nunca jamás para descansar por siempre jamás. Junto a una comitiva de 30 coches, el furgón fúnebre con los restos mortales de la estrella viajará mañana desde Los Ángeles hasta Santa Bárbara, a lo largo de unos 200 kilómetros que desde el aire serán seguidos por decenas de helicópteros con cámaras de televisión para que el mundo contemple su último viaje.

Deja sus posesiones a su madre, sus tres hijos y a obras de beneficencia

No está aún claro cuándo será enterrada la estrella del pop

Como todos estos días, la familia de Jackson está siendo ambigua y atesora la información como un bien monetario. Hasta el último momento va a jugar con fechas, horas y lugares. Ya está confirmado que mañana Jackson volverá a Neverland; que pasado mañana viernes los fans podrán acceder a su capilla ardiente y que el domingo la familia, en un acto privado, asistirá a un funeral.

Ni una palabra de los planes para el entierro. Ni un dato sobre dónde exactamente reposará el cuerpo de Jackson dentro del rancho que el astro construyó para dar rienda suelta a sus excéntricas fantasías. Un rancho que, a vista aérea, hoy parece desolado, con cemento donde antes estaban una noria y un zoológico. Con rastrojos en lugar de infantiles amapolas. A pesar del torticero manejo de la información que hacen los Jackson, la principal suposición es que la inhumación del cantante ocurrirá en algún momento durante el fin de semana -fin de semana de especial relevancia en Estados Unidos, durante el que millones de personas viajan porque el sábado es la fiesta nacional del 4 de julio-. Por supuesto, se sabrá: a su debido tiempo y con la debida rentabilidad para la familia.

El retorno de Michael Jackson a Neverland no ha sido la única noticia en un caso que se niega a languidecer. Ayer hubo destellos de luz sobre quién heredará una inmensa fortuna -y una inmensa deuda-. Nada para el padre que le maltrató y que le hacía temblar con su sola presencia. Todo para la madre, para sus tres hijos y para varias organizaciones de caridad. Casi una semana después de su muerte no había ni rastro de un testamento de Michael Jackson. Se rumoreaba sobre la existencia de un poder concedido a uno de sus abogados, que la madre temía pero que en cualquier caso hubiera perdido su validez con la muerte de la estrella. Incluso el pasado lunes, los progenitores del cantante declararon en la vista que concedió la custodia temporal de los niños de Jackson a su abuela que Michael no se había ocupado de poner al día sus últimas voluntades. Y sin embargo, ayer, apareció un testamento fechado en 2002. Según el diario The Wall Street Journal, Michael Jackson no se fue sin dejar la casa en orden. Tan claro tenía quién debía heredar el fruto de su trabajo que dejó fuera a su autoritario y castrante padre, Joe Jackson, el hombre que según los biógrafos del icono musical hizo de su infancia un infierno en la tierra.

Pero los padres del cantante, a través de su abogado, se mantuvieron en un principio cautos y casi escépticos. "A nosotros no se nos ha enseñado ningún testamento", dijo a la prensa a través de un correo electrónico Londell McMillan, letrado que en su momento representó los intereses del rey del pop y que hoy vela por los negocios de la familia. "Lo comentaremos cuando lo veamos", puntualizó McMillan. Pocas horas más tarde, McMillan ponía el sello de válido a la última voluntad de Michael Jackson. Para el resto de las preguntas: sin comentarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 2009