Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP y el PNV acuerdan no mirarse debajo de las alfombras en Álava

Aguirre planteó a De Andrés que no entrasen en "asuntos personales"

El PNV y el PP han acordado no levantarse las alfombras en la Diputación de Álava, después de los reproches y contraacusaciones de malversación de fondos públicos cruzados los últimos días, con la moción de censura que plantean los populares en segundo plano. Ambas formaciones han retirado las demandas cruzadas para revisar en las Juntas Generales los gastos realizados por los gobiernos forales de ambos partidos al considerar que el enfrentamiento político había desembocado en "cuestiones personales". Éste fue el término utilizado ayer por el portavoz foral del PP, Javier de Andrés, y asumido por el peneuvista Roberto González Muro.

Fuentes populares detallan que ha sido la respuesta de su partido de reclamar la revisión ante las Juntas de todos los gastos de representación realizados por los peneuvistas en la actual legislatura y en los últimos meses del Gabinete de Félix Ormazabal en 1999, cuando los diputados forales contaban con tarjeta Visa para gastos de representación, lo que motivó el acuerdo para poner fin a la escalada.

El PP acusa a Agirre de ocultar los datos reales de recaudación

Dos días antes, los peneuvistas habían solicitado los mismos datos referidos a los dos mandatos -de 1999 a 2007- en los que la Diputación estuvo dirigida por el popular Ramón Rabanera, así como los referidos a las sociedades forales. Con esta petición el PNV elevaba un grado su enfrentamiento con el PP, ya muy caldeado por la acusación lanzada por el diputado general, Xabier Agirre, de que diputados del Gobierno de Rabanera habían viajado de vacaciones con coches y furgonetas del parque foral.

Fue el propio Agirre, según las fuentes informantes, quien, alarmado por el cariz que estaba tomando la polémica, se puso en contacto con De Andrés para proponerle la cancelación de las iniciativas presentadas en las Juntas para rebuscar en sus gastos respectivos y no caer en "cuestiones personales". "Se trata de un error que se ha subsanado", afirmó De Andrés a preguntas de este periódico sobre los términos en que se había logrado el acuerdo. "Bastante disputa mantenemos en asuntos clave como para entrar en materias personales", añadió en referencia al uso de bienes públicos para fines privados. González Muro coincidió en ese ánimo conciliador. "Lo de los coches nos parece anecdótico; fue sencillamente un aviso para el PP, ante su crítica nada constructiva en estos momentos, de que su paso por el Gobierno foral contó con irregularidades más allá de la valoración de su gestión".

Sin embargo, De Andrés volvió a insistir en la crítica a la gestión del Ejecutivo foral. Sin mencionar la moción de censura, le achacó "falta de planificación y ocultación de los datos reales". Se refería a la posible merma de unos 100 millones de euros en los ingresos previstos respecto a los 550 millones presupuestados para este año, sobre la cual preguntará al diputado general el próximo 6 de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de junio de 2009