El G-8 busca un pacto para limitar a dos grados el calentamiento global

La Administración de Obama se resiste a cerrar un compromiso tan concreto

Los países más ricos, miembros del G-8, tratan de alcanzar un acuerdo para fijar un límite para el calentamiento global: dos grados centígrados. Un nivel que los científicos consideran crítico. Pero Estados Unidos se resiste a aceptar objetivos tan concretos y negocia una fórmula para diluirlos. La pugna anticipa debates que deberán estar resueltos en diciembre en Copenhague, donde se celebrará la cumbre mundial sobre cambio climático que debe fijar las bases del sustituto del protocolo de Kioto.

El borrador del documento que maneja Italia como anfitriona del G-8, fechado el 11 de mayo y obtenido por Reuters, reafirma la determinación de alcanzar un acuerdo en diciembre, el plazo previsto en el acuerdo de Kioto, que expira en 2012. Y señala que serán necesarios incentivos para transitar hacia una economía más limpia.

EE UU alega que China e India también deben estar en el diálogo

La Unión Europea y varios países en desarrollo consideran que los dos grados centígrados son el límite a partir del cual el cambio climático tendrá efectos peligrosos. Así lo señalaba el informe científico del Panel Intergubernamental de Cambio Climático. Pero lograr ese objetivo implica grandes esfuerzos en sectores como la energía y el transporte. Las temperaturas medias ya han subido 0,7 grados desde la Revolución Industrial.

La controversia se centra en el acuerdo que extendería a todo el G-8 el compromiso europeo de limitar "el aumento de la temperatura a dos grados Celsius por encima de los niveles preindustriales". El texto en discusión añade: "Reiteramos el objetivo de lograr una reducción de al menos un 50% de las emisiones globales para 2050, reconociendo que eso implica que las emisiones globales necesitan alcanzar su punto máximo en 2020". La alusión a ese plazo intermedio, el de 2020, tampoco había sido asumida por el G-8.

La delegación de Estados Unidos escribió en un comentario a este apartado, afirmando que "cualquier negociación sobre cifras debería ser asumida en el contexto de las negociaciones" en Naciones Unidas de un nuevo tratado sobre el clima.

Las conversaciones de Naciones Unidas en Bonn a principios de junio no lograron progresos hacia ese acuerdo. Estados Unidos alega que ese apartado también debería ser revisado después de una reunión de las mayores economías del mundo, incluidas China e India, prevista en México. "Las grandes economías emergentes jugarán un papel importante a la hora de fijar cualquier objetivo global y deberían, como mínimo, formar parte en la discusión", argumenta la delegación norteamericana.

A diferencia de su antecesor, George Bush, ahora el presidente Barack Obama ha prometido hacer esfuerzos contra el cambio climático. Pero el objetivo de contener el calentamiento a dos grados no ha sido hasta el momento suscrito por EE UU. Según Washington, los acuerdos deben referirse a emisiones y no a temperaturas. Japón, Rusia y Canadá también se oponen a firmar el objetivo de los dos grados.

Una chimenea en una zona industrial de Sidney (Australia).
Una chimenea en una zona industrial de Sidney (Australia).REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS