Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retrasos en la aplicación de un sistema informático esencial para la nueva norma

Prácticamente toda la llamada "sanidad electrónica" (cita por Internet, historia clínica informatizada, receta electrónica...) depende en Madrid de un sistema informático que no acaba de despegar.

Sanidad intenta instalarlo en todos los centros de salud desde el año 2006. De momento, sin éxito. Actualmente, y desde 1997, prácticamente todos los 420 ambulatorios de la región utilizan un sistema de gestión clínica llamado OMI-AP, que no está centralizado. Los datos de los pacientes sólo se pueden consultar en su centro de salud.

El nuevo sistema, que sí está centralizado, se llama AP-Madrid y consiste en una única base de datos a la que se conectan los ambulatorios.

"Todo apunta a que el sistema todavía necesita algunos ajustes para que funcione", explica Domingo Sánchez, presidente de la Asociación de Profesionales de Informática de la Sanidad de la Comunidad de Madrid (Apiscam).

"En 2007 ese sistema sólo se desplegó en tres centros de salud, y se paralizó su extensión al resto por problemas de funcionalidad y rendimiento, hasta el punto de que se llegó a encargar una auditoría a una consultora externa", añade.

La Consejería de Sanidad adjudicó el concurso de gestión del sistema AP-Madrid a la empresa española Stacks en julio de 2006 por un importe de 6,3 millones de euros.

Poco después, la multinacional francesa Cegedim, especializada en almacenar, elaborar y vender datos a la industria farmacéutica, compró la empresa.

La operación generó polémica porque se trataba de los datos personales de seis millones de madrileños (sus enfermedades, los fármacos que toman y los médicos que se los recetan).

El grupo de Izquierda Unida preguntó en la Asamblea de Madrid si la confidencialidad de esos datos estaba garantizada en manos de una empresa privada.

La Cámara también se ocupó en marzo de 2007 de los retrasos de la e-receta y de las otras aplicaciones de la sanidad electrónica. El grupo socialista preguntó al entonces consejero de Sanidad, Manuel Lamela, si había penalizado a la adjudicataria por no cumplir el contrato, que estipulaba que el sistema debía estar implantado al 50% en diciembre de 2006 y al 100% para abril del año siguiente. Lamela contestó que no constaba "ningún incumplimiento por parte de la empresa Stacks". Y sentenció: "La historia clínica centralizada va a ser una realidad en esta legislatura".

Hoy, junio de 2009, no hay historia clínica centralizada, ni receta electrónica ni cita por Internet en todos los ambulatorios. Actualmente, y según la página web de Sanidad, los centros de salud en los que se puede pedir cita vía web son 279.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de junio de 2009