Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres publica en Internet los polémicos gastos de los diputados

Los documentos han sido sometidos a una fuerte censura

Los británicos pueden consultar ya un millón de documentos puestos a su disposición en Internet con los gastos que los diputados han cobrado con dinero público en los últimos cuatro años. La edición no ha tenido los efectos balsámicos que habría suscitado si se hubiera llevado a cabo meses atrás. En parte, porque los datos más sabrosos ya los ha divulgado el diario The Daily Telegraph y, además, porque han sido fuertemente censurados.

De la versión hecha pública ayer se ha eliminado -con el tosco método de tapar los datos con gruesos trazos en negro que llaman poderosamente la atención- las direcciones de los diputados, las reclamaciones de gastos que han sido rechazadas, los detalles de las personas y las compañías a las que se ha pagado a través de estos gastos y la correspondencia entre los diputados y la oficina parlamentaria.

Eso significa que el principal efecto de la publicación ha sido reivindicar al Telegraph, porque gran parte de los abusos, y probablemente los más llamativos, nunca se habrían conocido con los papeles que se pueden consultar en Internet. Por ejemplo, uno de los trucos más escandalosos de los diputados -cambiar de dirección para aumentar los gastos a cobrar o reducir los impuestos a pagar- no se puede detectar en Internet. Y, aunque ocultar la dirección exacta se puede justificar por razones de seguridad y privacidad, nada hubiera impedido divulgar una información parcial que permita detectar los cambios de dirección.

Ayer, por ejemplo, dimitió una recién nombrada alto cargo del Tesoro, Kitty Ussher, que cambió de dirección durante un mes para evitar el pago de impuestos. Imposible detectar la trampa sin conocer las direcciones declaradas.

El líder conservador, David Cameron, aceptó ayer devolver 947,29 libras (unos 1.109 euros) de gastos cobrados indebidamente. Esa cantidad incluye 800 euros que ya había aceptado devolver.

Sir Paul Stephenson, jefe de la Policía Metropolitana, confirmó que próximamente decidirá si abre una investigación criminal contra varios diputados, aunque no quiso precisar cuántos. Se cree que se trata de aquellos que han hecho que se les devuelva dinero por los intereses de hipotecas que no existían o ya habían sido canceladas o que se puede probar que engañaron al Parlamento para cobrar más gastos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 2009