Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De sol a sol y a cinco euros la hora

El apartado de hechos probados de esta sentencia es demoledor en el aspecto de las condiciones laborales que los constructores ahora condenados ofrecían a los albañiles extranjeros. Aparte de resaltar que los contrataban a sabiendas de que no tenían permiso de residencia ni de trabajo, el fallo dice que tampoco les daban de alta en la Seguridad Social y que no les pagaban horas extra ni vacaciones. Las jornadas laborales eran de sol a sol y todo ello a cambio de apenas cinco euros a la hora.

Y como colofón a este rosario de ilegalidades, los empresarios les detraían entre 60 y 70 euros mensuales como alojamiento y transporte. "Primero en un chalé, y luego en una nave acondicionada como dormitorio y con cocina y baños", dice el juez en la sentencia. "Sin que el acusado [el dueño de la promotora] haya justificado los gastos en que empleó esas cantidades [las cantidades descontadas a los inmigrantes]", añade el fallo.

El magistrado también considera probado que los condenados, en concreto, el encargado, ofreció a los inmigrantes la posibilidad de regularizar su estancia en España previo pago de 900 euros, "cantidad que todos los trabajadores, excepto uno, pagaron en su totalidad".

Sin embargo, ninguna de las solicitudes de regularización de trabajadores fue autorizada. "Fueron denegadas por haberse solicitado a través de un procedimiento inadecuado. No obstante lo cual ni el gestor ni la empresa han devuelto hasta la fecha cantidad algunas a estos trabajadores", explica el magistrado en la sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de junio de 2009