Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadie quiere la basura del vecino

Vecinos de Llanera de Ranes se movilizan contra un vertedero

Nadie quiere la basura del vecino. Pero a alguna parte hay que llevarla. Y el destino de los desechos de varias comarcas del interior de la provincia de Valencia no escapa a la polémica. En este contexto, el Ayuntamiento de Llanera de Ranes, un municipio de un millar largo de vecinos de la comarca de la Costera, ha abierto la puerta a acoger en su término municipal el macro-vertedero descartado para el paraje de Les Alcusses, en Moixent, el pasado mes de marzo. La planta está proyectada a iniciativa del consorcio de residuos del área de gestión número 2, para dar servicio a 93 poblaciones de las comarcas de la Costera, la Canal de Navarrés, La Safor, la Vall d'Albaida y el Valle de Ayora-Cofrentes y una población estimada de 300.000 habitantes.

Los críticos con el proyecto proponen varias instalaciones y más pequeñas

En un pleno extraordinario celebrado ayer, el equipo de gobierno, del Partido Popular, votó en contra de una moción socialista contraria a la instalación. A pesar de convocarse a las nueve de la mañana, un centenar de vecinos, de Llanera y de otras poblaciones limítrofes, acudieron al salón de plenos para mostrar su desacuerdo pertrechados con pancartas y consignas alusivas. El alcalde, Vicente Sanchis, trató de atemperar los ánimos: "Una cosa muy clara", dijo, "no queremos un macro-vertedero en Llanera, ni tener olores ni ir con mascarillas. Pero sí que queremos una planta de reciclaje de basura con cero olores". "Si se cumplen todos los requerimientos, el grupo del PP está a favor de estudiar las propuestas y sí que querríamos eso porque le dará vida al pueblo", añadió.

Las explicaciones del alcalde no contentaron ni a la recién creada plataforma en contra del vertedero ni al Grupo Socialista, cuyo portavoz, Ramón Tormo, además de criticar la hora de celebración del plenario, para "boicotear la presencia de los vecinos", advirtió de que la infraestructura que daría servicio al área 2 está lejos de ser una planta de transferencia de pequeñas dimensiones. La decisión final está pendiente, pero los vecinos creen justificadas sus prevenciones: tras descartarse Moixent, tres de las cuatro propuestas presentadas por las empresas interesadas en la construcción de la planta apuntan a Llanera y una tercera a Enguera, en la Canal de Navarrés. En breve está previsto reunir a la junta directiva del consorcio para escoger una de las propuestas, que luego debería ser ratificada en asamblea.

El tema, en todo caso, podría abrir una brecha en el PSPV-PSOE: mientras que los socialistas de La Safor ven con buenos ojos la ubicación en Llanera, los principales dirigentes de la Costera y la Canal están en contra, caso de la alcaldesa de Anna, Pilar Sarrión, o del concejal en Moixent y diputado provincial Josep Lluís de la Piedad, quien viene reclamando desde hace meses que el consorcio apueste por pequeñas instalaciones comarcales como alternativa a un gran vertedero con una extensión prevista de 200.000 metros cuadrados. De la Piedad reclamó consenso y acusó al presidente del consorcio, el popular Vicente Parra, de "incompetencia" por plegarse a que sean las empresas las que marquen la ubicación. Mientras, la plataforma contra el vertedero en Llanera anuncia una recogida de firmas y un calendario de movilizaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de junio de 2009