El Parlamento vasco se pronuncia a favor del cierre de Garoña

El Parlamento vasco se ha pronunciado en favor del "cierre definitivo" de la central nuclear de Garoña (Burgos), a pesar del pronunciamiento técnico del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que recomienda prorrogar la licencia 10 años. La proposición resultó aprobada con la amplia mayoría que le han dado los votos del proponente, el único parlamentario de EA, los 30 del PNV, los 25 del PSE, 4 de Aralar y otro de EB. El representante de UPyD votó en contra junto con el PP.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha insinuado en los últimos días el posible cierre de la central, pero la decisión aún sigue pendiente. La resolución del Parlamento vasco insta al Gobierno a que la clausure y encomienda al Ejecutivo autonómico que colabore en los planes sociales y económicos que deben acompañar al desmantelamiento.

Jesús María Larrazabal (Grupo Mixto-EA), autor de la propuesta, rebatió las informaciones "interesadas" sobre una eventual subida del recibo de la luz, señalando que la central produce sólo el 1,4% de la electricidad que se produce en España y el 7% de la que generan las centrales nucleares.

Sólo las instalaciones eólicas de Castilla y León, argumentó, generan un 40% más que Garoña.

40 años en 2011

La representante del PSE-EE, Natalia Rojo, dijo que "lo mejor es que Garoña se cierre al finalizar su vida útil, en 2009". En realidad, la central cumple los 40 años previstos en 2011 y el Gobierno se está planteando si lo cierra en esa fecha. Carmelo Barrio, del PP, abogó por prorrogar la licencia de la central hasta 2019. "La demagogia se ha impuesto al criterio técnico y científico", reprochó a socialistas y peneuvistas.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa de la Vega, tampoco aclaró ayer tras el Consejo de Ministros cuál será la decisión final. Pero sea cual sea, dijo, el Ejecutivo "velará por los intereses" de los trabajadores de la central.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS