Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Amor basura

Las carencias amorosas son un gran tema para una tragedia. Pero también pueden formar parte de un envidiable material cómico. Como bien sabía el Billy Wilder de El apartamento, se apunta a la diana del patetismo sin llegar a alcanzarla; se roza la tristeza a partir de la negrura; se distorsionan los comportamientos provocando la carcajada, y se acaba definiendo al género humano a través de un retrato cómplice pero feroz, ahogado pero desternillante. Eso sí, hay que saber mezclar el material, casi en paralelo, para que se congelen las sonrisas, para carcajearse de las desgracias.

7 minutos, nueva película de Daniela Fejerman, coescrita por la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, podía haber apuntado a ello gracias a su gancho temático: las ruedas de entrevistas de siete minutos de duración para encontrar medias naranjas, organizadas por una agencia, previo pago de una cantidad de dinero. Su mecanismo, basado en una especie de restaurante de amor basura, parece el colmo del patetismo, pero ¿quién no ha caído en la desesperación afectiva? El resultado, sin embargo, es un fracaso. A la comedia le sobra costumbrismo y su gracia es ínfima. La amargura llega a un cuarto de hora del final, y en dos secuencias consecutivas, aisladas. Y las interpretaciones de unos personajes cuya vida está presidida por la impostura están dos escalones por encima de lo debido; no son actores interpretando a impostores, son impostores interpretando a impostores.

7 MINUTOS

Dirección: Daniela Fejerman. Intérpretes: Toni Acosta, Marta Etura, Luis Callejo, Pilar Castro.

Género: comedia. España, 2009.

Duración: 102 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de junio de 2009