La Sindicatura denuncia poco control en las subvenciones de Cooperación

La Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD) subvencionó, en agosto y noviembre de 2007, proyectos de sensibilización sobre solidaridad que no habían obtenido tan buena puntuación como otros que se quedaron sin ayuda. Lo detectó la Sindicatura de Cuentas en su fiscalización de la ACCD, que hizo pública ayer. El organismo fiscalizador de la Generalitat considera que, además de haberse concedido subvenciones sin un criterio bien establecido, algunas de éstas no han sido suficientemente justificadas con la presentación de facturas.

En el informe, la Sindicatura también opina que el organismo, que depende de la vicepresidencia del Gobierno de la Generalitat, no custodió bien -es decir, en una caja fuerte- las tarjetas de crédito y el dinero en efectivo que tiene en sus dependencias. La Sindicatura opina que son demasiadas las 29 tarjetas que tenía la ACCD en 2007 y censura que dos de ellas estuvieran en manos de personal en excedencia.

"Se consideró oportuno el mantenimiento de la tarjeta" en manos de estas dos personas, se defiende la ACCD de una alegación que no convence a la Sindicatura. Tampoco convence a la Sindicatura la razón que da la agencia para justificar tantas tarjetas: se introdujeron después de que unos cooperantes del organismo perdieran, en un robo, todo su dinero en efectivo. Ahora, tanto las tarjetas como el dinero en efectivo se guardan en una caja fuerte, alega la ACCD, que añade que ha adaptado todo su funcionamiento (también la concesión de subvenciones) a lo que le pide la Sindicatura.

Hospital Parc Taulí

La Sindicatura también observa en su informe un anticipo de 1.500 euros al director de Cooperación de la Generalitat que éste no devolvió ese año. La ACCD asegura que el dinero fue devuelto en 2008.

Otro informe de la Sindicatura de Cuentas hecho público ayer también observa irregularidades en la contabilidad del consorcio que gestiona el hospital Parc Taulí de Sabadell. Concretamente, que 840.000 euros destinados a obras de reforma del centro en 2007 se adjudicaran a una constructora sin concurso y sin justificación. El informe también denuncia que uno de los directivos del centro cobró una prima de 7.007 euros pese a no cumplir los requisitos. Fuentes del hospital declinaron pronunciarse sobre el informe y se remitieron a las alegaciones presentadas, en las que niegan cualquier irregularidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 12 de junio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50