Topolanek: "Soy yo, pero es un montaje socialista"

Durante un viaje oficial a Washington en febrero de 2008, el conservador Mirek Topolanek, quien había sido ministro de la República Checa desde agosto de 2006 a marzo de 2009, recibió un regalo del entonces presidente de Estados Unidos George W. Bush. Se trataba de una pulsera de goma con la palabra "Cambio", en referencia al régimen de Cuba.

Topolanek mostró su pulsera ante los fotógrafos en Estados Unidos y al llegar a su país no se la quitó. Meses después, Topolanek viajó a Italia y fue invitado por el primer ministro italiano a su finca de Villa Certosa, en Cerdeña. En las fotos que publicó ayer EL PAÍS y que fueron difundidas por los principales medios checos aparecía un hombre desnudo con lo que parecía ser también una pulsera blanca en el brazo derecho.

Más información
Berlusconi: "Una agresión escandalosa"
El fotógrafo Antonello Zappadu: "Me da más miedo Berlusconi que la guerrilla colombiana"
La cosa Berlusconi

El diario digital checo Aktuálne.cz difundió la siguiente declaración en boca del ex primer ministro: "Soy yo el que aparece en la fotografía. Pero es una fotografía retocada. No es auténtica".

En ningún momento concretó Topolanek en qué consistía el retoque. En Dnes, el diario de mayor tirada del país, Topolanek arremetió contra sus supuestos enemigos: "No sabía que las elecciones europeas fueran tan importantes como para que los socialistas las utilizaran para ataques ridículos y para manipulaciones. Evidentemente, se trata de un fotomontaje. Por otro lado, lo considero como un ataque brutal contra mi intimidad: se trataba de unas vacaciones privadas. No lo veo como si fuera algo malo o comprometedor".

Topolanek añadió: "El hecho de que EL PAÍS, un diario de la izquierda, publique las fotografías el día de las elecciones [en la República Checa se celebran los sufragios europeos durante las jornadas de ayer y hoy] por supuesto que da pie a la especulación de que forma parte de una campaña izquierdista. Vamos a pensar en los pasos jurídicos, pero en estas situaciones es muy complicado. Probar que se trata de un fotomontaje será muy complicado. Pero no me sorprendería, porque son capaces de todo".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS