Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EUROPEAS | Campaña electoral

Zapatero apoya a Barroso para asegurar su presidencia de la UE

España confía en que el actual responsable de la Comisión respalde sus iniciativas

Gane quien gane las elecciones del domingo, el candidato de España para presidir la Comisión Europea (CE) es el mismo: su actual titular, el portugués José Manuel Durão Barroso. En cambio, ni el PSOE ni el PP han dicho a quién prefieren como presidente del Consejo Europeo, un puesto que se creará a finales de año si el Tratado de Lisboa supera el escollo del referéndum irlandés. Tampoco depende de las urnas el hecho de que Javier Solana deje de ser Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común (Mister PESC) y España pierda su cargo de mayor relevancia internacional. Y es que el futuro de las instituciones europeas se sigue jugando entre bambalinas.

Zapatero sorprendió a todos cuando, el pasado 3 de noviembre, tras recibirlo en La Moncloa, anunció públicamente su respaldo a la reelección de Barroso. Al presidente de la Comisión le faltaba aún un año de mandato, por lo que el anuncio resultaba algo prematuro. En ese momento, el jefe del Gobierno español buscaba apoyos para acudir a la Cumbre del G-20 de Washington, por lo que el apoyo al ex primer ministro portugués parecía puramente táctico. Nada más lejos de la realidad.

Fuentes de Moncloa sostienen que se trató de una decisión meditada. "Zapatero está muy satisfecho con la actitud de Barroso, que siempre se ha mostrado receptivo ante las propuestas españolas", explican.

Pero hay una razón más de fondo. "El éxito de la presidencia española de la UE depende del apoyo de la Comisión, que es la que tiene capacidad de iniciativa. Cambiar a su presidente la paralizaría en unos meses decisivos para que España tenga éxito en su presidencia", alegan.

Con el Parlamento Europeo renovado por elecciones, los comisarios abocados al relevo y el futuro de la UE pendiente del referéndum irlandés, la continuidad de Barroso aporta, según dichas fuentes, un "factor de estabilidad". Mejor malo conocido que bueno por conocer.

Zapatero es consciente de que su apoyo a Barroso -presente en la famosa foto de las Azores junto a Bush, Blair y Aznar- ha descolocado a muchos socialistas. "Estoy de acuerdo con Barroso, no con el Partido Popular Europeo", declaró después de que el PPE lo proclamara su candidato. "Lo cierto es que ni siquiera hoy tiene alternativa", alegan fuentes de La Moncloa. Barroso ha recibido el apoyo de otros socialdemócratas, como el portugués José Sócrates y el británico Gordon Brown. La posibilidad de forjar una alternativa en torno al ex primer ministro danés Poul Nyrup Rasmussen no ha cuajado.

El pasado 29 de abril, en Bruselas, Zapatero reiteró su respaldo "firme y permanente" a Barroso. Y le adelantó una petición concreta: que Joaquín Almunia mantenga la cartera de Asuntos Económicos y Monetarios en la futura comisión.

La otra cara de la moneda es que Zapatero renuncia a la continuidad de Solana en un momento en el que la UE aspira a tener una auténtica política exterior. "El Alto Representante será vicepresidente de la Comisión con el Tratado de Lisboa y ningún país puede tener dos comisarios", explican las fuentes consultadas. La apuesta de Zapatero por mantener a Almunia en un puesto clave en plena recesión económica tiene un precio: Solana.

División socialista

- Zapatero adelantó su respaldo a la reelección de Barroso en noviembre en Madrid y lo reiteró en abril en Bruselas. Pese a ser el candidato del Partido Popular Europeo, el portugués José Sócrates y el británico Gordon Brown le apoyan.

- Destacados ex gobernantes europeos como el español Felipe González, el portugués Mario Soares, el alemán Gerard Schröder o el francés Lionel Jospin han pedido al Partido Socialista Europeo que presente una alternativa a Barroso, candidato del PPE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de junio de 2009

Más información