Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Qaeda asesina al turista británico secuestrado en Níger

Londres se negó a liberar a un terrorista en un intercambio

Edwain Dyer acudió a principios de año a un festival tuareg en Níger y acabó asesinado la semana pasada. Al Qaeda en el Magreb Islámico anunció ayer en un comunicado, colgado en páginas web radicales, el asesinato de este británico, el primer rehén occidental al que mata desde su fundación en Argelia en 2007.

El británico Dyer fue asesinado porque Reino Unido no cedió a la exigencia de la organización terrorista, formulada en abril, de excarcelar al jeque Abu Qutada, apodado el predicador del odio, pendiente de ser extraditado a Jordania, dónde fue condenado a cadena perpetua. Tampoco aceptó pagar un rescate millonario.

"Hemos dado muerte al rehén británico para que así él, y junto a él el Estado británico, padezcan una mínima parte de los sufrimientos diarios a los que son sometidos los musulmanes inocentes en manos de la coalición de Cruzados y Judíos", señala la rama magrebí de Al Qaeda.

"Tenemos poderosas razones para creer que el ciudadano británico Edwin Dyer ha sido asesinado por una célula de Al Qaeda en Malí", confirmó el primer ministro británico, Gordon Brown, en un comunicado en el que condena la "barbarie" terrorista.

Dyer cayó en manos de Al Qaeda el 22 de enero, en el oeste de Níger, junto con otros tres turistas, un matrimonio suizo y una alemana. Ambas mujeres fueron liberadas en abril, en Malí, junto con dos diplomáticos canadienses -Robert Fowler, enviado especial de la ONU para Níger y su adjunto, Louis Guay-, que habían sido secuestrados en diciembre. Al Qaeda sólo mantiene un rehén alemán.

La organización terrorista hubiese estado dispuesta, según fuentes argelinas, a renunciar a la liberación del jeque Abu Qutada a cambio de un rescate de 10 millones de euros, pero Londres no accedió a pagar esa cantidad por Dyer. Berlín sí entregó, en 2003, cinco millones de euros a los salafistas argelinos, precursores de Al Qaeda en el Magreb, a cambio de la puesta en libertad de 32 turistas, en su mayoría alemanes.

Los terroristas no hicieron ahora mucho hincapié en el dinero, sospecha, sin embargo, Fernando Reinares, investigador del Real Instituto Elcano, experto en violencia islamista. "Matando al británico querían contrarrestar la creciente asociación de Al Qaeda en el Magreb con una banda dedicada al crimen organizado en el Sahel que opera con objetivos lucrativos", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de junio de 2009