Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alcaldes se oponen a la ampliación de los Aiguamolls de l'Empordà

El manifiesto señala que los animales de la reserva "dañan las cosechas"

Los alcaldes de los 16 municipios del Alt Empordà afectados por el plan especial de los Aiguamolls de l'Empordà han firmado un manifiesto contrario al anteproyecto, que prevé doblar la actual superficie protegida del parque natural creado en 1984. Los alcaldes consideran que la ampliación, promovida por el Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat, comportará perjuicios tanto a los payeses como al sector turístico de la zona y reclaman la retirada del texto, que en su opinión "vulnera" el principio de "autonomía local".

"Veinticinco años de malas experiencias son suficientes", asegura el alcalde de Castelló d'Empúries, Salvi Güell (ERC), uno de los impulsores del manifiesto. Güell opina que en ese tiempo no se ha gestionado bien el parque y que se han generado conflictos en el territorio. "Los animales de la reserva dañan las cosechas, los propietarios tienen limitaciones en sus terrenos y no ha habido compensaciones", alega el edil. Según los alcaldes afectados, la ampliación no está "justificada", y señalan que el medio ambiente ya está protegido por el plan director del Empordà y la Red Natura 2000. Además de oponerse al aumento de superficie protegida, reclaman más dinero para el mantenimiento del perímetro actual del parque e inversiones "positivas" para las economías locales.

En concreto, piden más recursos para conservar en buen estado los caminos y los márgenes, limpiar los lechos de los cursos fluviales y el sotobosque, y podar y segar los campos. Desde un punto de vista medioambiental, el parque sufrió el año pasado un importante desgaste por el episodio de sequía, con la desecación y salinización de balsas y estanques donde anidan aves acuáticas.

En la actualidad el parque ocupa 4.792 hectáreas de nueve municipios: Pau, Castelló d'Empúries, Sant Pere Pescador, Palau-saverdera, L'Armentera, Peralada, Roses, L'Escala y Pedret i Marzà. El plan especial prevé duplicar la superficie, que pasaría a 9.892 hectáreas, e incluir siete pueblos más: Riumors, Fortià, Vilamacolum, Ventalló, Vila-sacra, Vilajuïga y Torroella de Fluvià. La ampliación afecta a terrenos no urbanizables considerados un conector biológico con el parque del Cap de Creus y con el del Montgrí. De media, el plan engloba el 33,6% de la superficie de los municipios. También se prevé proteger una zona marítima de 5.800 hectáreas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de mayo de 2009