Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arriola plantea un gran pacto por la vivienda a empresas y municipios

El consejero quiere sumar también a cajas, bancos y diputaciones

Alcanzar un gran pacto con todos los agentes implicados en la construcción de la vivienda fue una de las reivindicaciones del PSE durante la pasada legislatura, cuando ejercía la oposición. Ahora que ha llegado al Gobierno, su consejero de Vivienda, Transportes y Obras Públicas, Iñaki Arriola, se muestra dispuesto a consumar esa propuesta. Así lo anunció ayer durante la clausura en Bilbao de las jornadas La crisis financiera y el sector inmobiliario, organizadas por su propio departamento.

Arriola quiere incluir en ese gran pacto a las empresas inmobiliarias, entidades financieras (cajas y bancos), constructoras y promotoras y a las distintas administraciones públicas, especialmente los ayuntamientos. Como punto de encuentro va a utilizar el Observatorio Vasco de la Vivienda, un órgano que hasta ahora se ha dedicado a elaborar informes sobre la situación del sector.

Los ayuntamientos deben guiar su actuación hacia la construcción de pisos de alquiler

Aunque la crisis en el sector de la vivienda no es tan acuciante en Euskadi como en el resto de España, se impone adoptar ya medidas urgentes. Por ejemplo, los costes de urbanización de los planes parciales tradicionalmente han corrido a cargo del precio que se cobraba por las viviendas libres, pero ello se está acabando porque cada vez se edifican menos. ¿Qué pasa con esos costes, quién los asume? Ésta es una de las cuestiones que se encuentra encima de la mesa y a las que ese gran pacto debe hacer frente.

En cuanto a los ayuntamientos, el acuerdo pasa por convencerles (y darles más medios) para que se inclinen por la vivienda protegida de alquiler. Con los constructores habrá que negociar el coste del módulo y con las cajas la flexibilidad en los préstamos, siempre que estén bien avalados. Arriola abogó por recuperar la confianza en los bancos y cajas para que puedan financiar adecuadamente la economía real, siendo el sector inmobiliario un componente destacado de esta inversión y gasto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de mayo de 2009