Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EUROPEAS | Campaña electoral

Cerco al Gobierno por el uso de aviones oficiales

El PSOE tiene un problema. Y el PP cree haber encontrado el equivalente a la denuncia que manejó con éxito en las elecciones autonómicas gallegas contra los socialistas por supuesto despilfarro en coches oficiales y despachos. Ahora, para las elecciones europeas, los populares han lanzado una ofensiva contra José Luis Rodríguez Zapatero por el uso de aviones oficiales para sus desplazamientos a actos del partido.

El PSOE y el Gobierno no niegan el uso de los aviones y lo justifican por razones de seguridad y para que pueda estar comunicado y nunca esté aislado. Añaden que otros líderes europeos como Angela Merkel y Nicolas Sarkozy actúan igual. "El presidente del Gobierno lo es en todo momento y realiza sus desplazamientos como tal, sujeto a las medidas de seguridad a las que obliga su cargo, aunque acuda a una actividad de partido y ésta es la regla que ha regido desde siempre para la Presidencia del Gobierno, ocupe quien ocupe este cargo", asegura La Moncloa.

El problema para Zapatero es que los populares han conseguido demostrar que José María Aznar, en su etapa de presidente, contrató aviones privados, pagados por el partido para sus desplazamientos a actos de campaña. La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, registró una petición de "informes y documentos con todas las autorizaciones de uso de los aviones de las Fuerzas Armadas por parte del presidente del Gobierno entre los años 2005 y 2009, especificando la actividad concreta para dicho uso". La denuncia del PP se refuerza también porque le apoyaron en la crítica a Zapatero otros partidos. Así, Gaspar Llamazares (IU) aseguró que "es un ejemplo de mala utilización de un bien de carácter público". Josu Erkoreka (PNV) aseguró que parece "sorprendente y severamente criticable que el presidente se sirva de bienes públicos" y Joan Ridao (ERC) afirmó que supone "un aprovechamiento ilícito de recursos que son de todos", por lo que aconsejó a Zapatero que devuelva el dinero.

Inicialmente, distintos dirigentes del PSOE, como la secretaria de Organización, Leire Pajín, aseguraron sin pruebas que Aznar también utilizó esos aviones. Sin embargo, el PP lo desmintió y esgrimió facturas para probar que contrató aviones privados. Por ejemplo, en la campaña de las municipales y autonómicas de 2003, el entonces presidente utilizó un Falcon 900 para sus desplazamientos, pero ese avión, con el que Aznar hizo 23 vuelos de campaña, era pagado por el PP. "Cuando iba a un acto electoral, el PP ponía a mi disposición medios privados para el desplazamiento", declaró Aznar anoche a la COPE.

En la lista de pasajeros del Falco figura Alfonso Bosch, como organizador de los actos electorales. Bosch, hoy diputado autonómico en Madrid, está imputado por el caso Correa y a eso se agarró el PSOE para hacer un comunicado en el que Antonio Hernando asegura que "lo que tiene el PP es mucha desfachatez, porque los asesores que viajaban con Aznar en el Falcon son sospechosos de cobrar comisiones pagadas por Correa, precisamente por la adjudicación de los actos del PP".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 2009