Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Carreras & capital humano

La sombra del líder

Felipe González y José María Aznar coinciden en la necesidad de una reforma laboral en España

Cosas curiosas. Ésas son las que se han producido en la séptima edición de la feria Expomanagement, celebrada esta semana. Sus organizadores, la empresa HSM España, decidieron que como plato fuerte de la conferencia que cada año congrega a grandes gurús mundiales de la gestión y el conocimiento, en esta ocasión fueran dos ex presidentes del Gobierno español, Felipe González y José María Aznar, los que lanzaran sus consignas en un auditorio plagado de expertos en management. El mismo tema (la crisis económica, que ha dominado todo el congreso), pero, eso sí, en distintos días, para no enfrentarles.

Quizás no hubiera hecho falta separarles, a tenor de las coincidencias que expusieron en sus intervenciones. Curioso. Ambos propugnaron la necesidad de reformas estructurales en la economía española, y una de las fundamentales, para los dos políticos, es abordar de una vez por todas la tan traída y llevada reforma laboral. "Necesitamos pactar el coste de la hora de trabajo. El meollo de nuestro sistema de relaciones laborales. Analizar cómo la estructura retributiva influye en la productividad, que es la que marca la competitividad, la que permite ganarla", afirmó González. Para quien, "si no logramos una economía que añada valor, no tendremos cohesión social".

Según los ex presidentes, "hay que ligar salarios a productividad"

Los ponentes de Expomanagement cobran de 40.000 a 200.000 euros

Aznar también se mostró partidario de ligar los salarios a la productividad. "Es necesario; igual que la moderación salarial", aseveró. Porque "la mejor política social que conozco es dar oportunidades a la gente, crear empleo". El actual presidente de FAES considera que "es muy difícil entender por qué no se puede debatir la reforma laboral con 7.000 parados diarios". Por ello cree que esta profunda reforma debe llevarse a cabo, preferiblemente pactándola con los agentes sociales, pero "no porque no exista consenso debe dejar de hacerse", "gobernar es tomar decisiones", dijo. Felipe González compartió con él tanto la necesidad de pactar para salir de la crisis (incluso en el contexto europeo) como de que el Ejecutivo actúe en caso de no lograrlo.

Los ex presidentes del Gobierno, evidentemente con discursos distintos, también coincidieron en que es el momento de debatir sobre la energía nuclear, en vez de denostarla sin más, cuando el elevado coste de las energías alternativas no nos va a permitir prescindir de ella. En criticar las ayudas al automóvil o la falta de armonización entre las comunidades autónomas. Lo mismo que en que salir de la crisis económica es posible, tomando medidas estructurales y priorizando, como se exige a los gobernantes.

Aunque sus opiniones respecto al liderazgo no fueron tan miméticas. Para José María Aznar, un líder necesita para serlo "responsabilidad y experiencia", en tanto que, para Felipe González, "es imposible liderar sin que la persona tenga un proyecto claro y un compromiso fuerte con él. También es imposible si no hay capacidad de hacerse cargo del estado de ánimo del otro o capacidad de coordinación de equipos humanos".

Otra curiosidad. Ambos políticos compartieron la asistente que HSM pone al servicio de cada gurú o conferenciante para ayudarle con su agenda en Expomanagement o, normalmente en el caso de ponentes extranjeros, en su viaje a Madrid. La encargada de ser su sombra.

Se trata de Mónica Buendía, una ingeniera industrial, con un máster por ESCP-EAP, que trabaja en L'Oreal en París desde hace tres años y que no se pierde desde hace siete (cuando ESCP llegó a un acuerdo con HSM para que estudiantes de la escuela actuaran como asistentes de los speakers) ninguna edición del congreso, aún a costa de cogerse, como este año, vacaciones en su trabajo y de no cobrar por ayudar a los gurús.

"Es una experiencia. Tienes la oportunidad de conocer a personalidades que, de otra manera, no podrías. A gente que hace historia, que has estudiado en los libros", señala Buendía, quien agradece al aprendizaje que le ha permitido esta ocupación el haber optado por París para vivir y trabajar. "Soy la asistente más antigua en Expomanagement". Hasta ahora ha acompañado al ex presidente del Banco Central Europeo, Win Diusenberg; al general Colin Powell; a Arie de Geus, presidente de Shell; al profesor de Harvard y experto en management Michael Porter y al ex presidente de Disney, Michael Eisner, entre otros. En esta ocasión se ha hecho cargo de Aznar y González.

Cada año Mónica reflexiona sobre lo que ha visto, oído y aprendido en Expomanagement "y me quedo con un par de ideas para llevar a cabo", explica. En estos días la enseñanza a que le han llevado los ex presidentes del Gobierno español "es que tengo que luchar mucho para conseguir algo", explica.

Para HSM, que paga a cada ponente del congreso entre 40.000 y 200.000 euros y cobra por las entradas individuales a la feria entre 1.300 y algo más de 2.000 euros, es muy satisfactorio que estos estudiantes o antiguos estudiantes sean el enlace entre la empresa y el speaker. "Funcionan muy bien y a las dos partes les resulta interesante", asegura.

Expomanagement ha estado muy concurrido, sobre todo en su zona de exposición y conferencias paralelas, que han ganado público. Sin embargo, "en el ciclo de conferencias se ha notado la crisis", reconoce HSM. Y eso a pesar de la última curiosidad, la ponencia del médico y experto en gestión del talento y motivación, Mario Alonso Puig, que fue "una sesión de entrenamiento en fortaleza mental y física para 1.200 personas" -según dijo-, rotulador, pelota de tenis y gafas en mano para combatir el mal estado de ánimo que genera la crisis. "El cambio es un asunto de motivación, no de capacidad", expuso. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de mayo de 2009