Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton aboga por el desarrollo con respeto al medio ambiente

El ex presidente de EE UU celebra la energía limpia española

El ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton dijo ayer en Madrid que una de las lecciones que debería extraerse de la crisis económica es que de ahora en adelante no se podrá crecer de cualquier forma. Habrá que hacerlo de la manera más eficiente y respetuosa con el medio ambiente, aunque sea una opción mucho más cara, según expuso en una conferencia pronunciada ante unas 1.000 personas en la Universidad Europea de Madrid.

Clinton apostó por un "nuevo modelo de producción energética" y pidió a los gobiernos que afronten el doble reto de reducir emisiones de gases de efecto invernadero y generar empleos al mismo tiempo. El que fue presidente de EE UU entre 1993 y 2001 puso a España como ejemplo de sostenibilidad y dijo que la inversión en energía solar o eólica la ha situado como uno de los países líderes en energías limpias.

MÁS INFORMACIÓN

La Fundación Clinton, la ONG del ex presidente, lleva a cabo un proyecto de reducción del consumo de energía en el Empire State Building, el que ha vuelto a ser el edificio más alto de Nueva York tras la destrucción de las Torres Gemelas. "Es un dinosaurio arquitectónico. Cuando se concibió, en 1929, no se tuvo en cuenta el daño que supondría para el medio ambiente, pero con su reforma conseguiremos un impacto similar al de quitar 19.000 coches de las calles de Nueva York".

Otro de los retos que identificó Clinton para un mundo cada vez más interdependiente es la reducción de las desigualdades. "En los últimos 30 años no han parado de agrandarse las diferencias entre ricos y pobres", enunció Clinton, que ha sido nombrado esta semana embajador especial de la ONU para Haití, el país más pobre de América. En su opinión, "no podemos seguir viviendo sin preocuparnos del resto del mundo".

Clinton, que al salir de la Casa Blanca fundó una de las ONG que más rápido ha crecido en los últimos años y que emplea a 1.400 personas en más de 40 países, reivindicó el papel de este tipo de organizaciones en la solución de problemas globales. "El sector está creciendo muy rápidamente. Sólo en EE UU ya hay más de un millón de ONG y en numerosas ocasiones son más eficientes que los gobiernos a la hora de identificar los problemas y resolverlos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de mayo de 2009