Las matrículas universitarias se congelan y se podrá aplazar el pago sin intereses

El 'master' para profesores de secundaria empezará en septiembre

Los estudiantes que se matriculen para el curso que viene en las universidades catalanas no tendrán aumento de la matrícula. Si optan por fraccionar y alargar el pago, no deberán pagar intereses. La Generalitat anunció ayer estas medidas en vísperas del periodo de preinscripción universitaria, que empezará el 3 de junio. En septiembre casi el 80% de las titulaciones de las universidades catalanas estarán adaptadas al proceso de Bolonia, que homologa los títulos en Europa.

El Gobierno central fija la horquilla de precios de las matrículas en las universidades públicas y la Generalitat elige qué parte de la banda utiliza. Pero la comisionada de Universidades, Blanca Palmada, dio ayer por seguro que el Gobierno central no subirá las matrículas, medida que se anunciará de forma oficial en la reunión del Gobierno central y las comunidades, el 2 de junio. "La previsión que tenemos es que no subirán", dijo Palmada. La nota distribuida ayer por la Generalitat es aún más contundente, ya que reza: "Los precios públicos de matrícula se mantendrán".

Se suprime el recargo a la segunda carrera y se elevan las becas para ir al extranjero

La congelación de matrículas estará en línea con el periodo de estancamiento de precios y hasta de bajada o deflación que atraviesa la economía española. La comisionada, por otra parte, dio por hecho que el master para profesores de secundaria empezará el curso que viene.

Los estudiantes pueden consultar los estudios disponibles en las universidades catalanas en la web http://www10.gencat.cat/cur_wrcec/AppJava/visible/start.do.

A partir del próximo curso desaparecerá el recargo del 40% que grava a los estudiantes que deciden cursar una segunda carrera. Palmada llevará esta propuesta a la reunión del Consejo Interuniversitario, que reúne a las universidades y a la Generalitat, prevista para el 22 de junio.

El recargo por la segunda carrera se introdujo hace 12 años, en un momento de crecimiento del número de estudiantes, pero ahora la tendencia apunta un ligero pero constante goteo a la baja del número de alumnos. El recargo, además, apenas supone el 0,5% de los ingresos por matrículas de las universidades catalanas, aseguró la comisionada.

Coincidiendo con la extensión de Bolonia, habrá dos novedades en las becas para estudiar en el extranjero. La primera es que se doblará el importe para las llamadas becas Mobint, que pasarán a tener una dotación total de cuatro millones de euros. Se trata de ayudas de 200 euros mensuales por alumno para estancias en universidades extranjeras. El año pasado hubo 1.872 peticiones y se dio beca al 57% de los solicitantes. Doblando la partida, la comisionada cree que se podrá atender toda la demanda. No habrá límite de renta para optar a las becas.

La segunda medida es que habrá ayudas adicionales, que deberán devolverse, de 300 y 700 euros por mes para estancias de un mínimo de tres meses y un máximo de seis. A esta partida se destinarán cinco millones de euros. Los alumnos podrán pedir las becas "sin aval y sin que se les aplique ningun interés financiero". Las podrán devolver durante cuatro años, a partir de dos después de haber recibido la ayuda.

Más allá de estas medidas, la Generalitat sigue sin recibir las competencias sobre becas universitarias. Palmada se quejó ayer de que no hay visos de acuerdo con el Gobierno central en este tema, pese a que hay una sentencia que abre la puerta. Cataluña tiene el 17% de los estudiantes de España y recibe en torno al 8% de los recursos para becas. Palmada reivindicó que se tenga en cuenta el coste de la vida (paridad de poder de compra) a la hora de dar becas, ya que en comunidades como Cataluña, y también Madrid, es superior a la media.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de mayo de 2009.