Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El general Alejandre no retirará de momento su sable del Museo Militar

El general Luis Alejandre Sintes (Mahón, 1941), ex jefe del Estado Mayor del Ejército, no retirará de momento su sable de capitán general de Barcelona depositado en el Museo Militar de Montjuïc. Alejandre, que planeaba llevarse el arma y regalarla a un amigo, considera que se ha montado demasiado revuelo en torno a su gesto y, aunque no renuncia a él, lo hará "sin prisa pero sin pausa".

Según explicaron a este diario fuentes militares, tras conocerse la decisión del general se han producido protestas políticas y presiones sobre el director del museo, el coronel García Riesco, que desaconsejan que Alejandre se lleve ahora su sable, que puede ser considerado técnica y administrativamente una pieza museográfica. "A los mismos que quieren desmantelar el museo y les molestan las armas les jode que se retiren objetos, ¡qué cosas!", reflexionó el general.

Alejandre había decidido, ante el inminente cierre del museo (previsto para el próximo día 24), recuperar el arma que había donado y regalarla al editor de sus libros (como el recientemente aparecido La aventura mexicana del general Prim), Daniel Fernández, de Edhasa. En la decisión de Alejandre había un claro signo de insatisfacción por la forma en que se está llevando a cabo el cierre del museo militar del castillo de Montjuïc, con perjuicio, a su entender, para la colección. Se ha decidido ya que parte de dicha colección se reinstale en el castillo de Figueres.

De momento, pues, hasta nueva orden, el arma, con toda su carga simbólica, no vuelve a manos del general. Y como perjudicado colateral, Fernández se exclama: "¡Y yo me he quedado sin sable!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de mayo de 2009