Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Real Academia censura a Feijóo por "desproteger" la lengua gallega

La institución critica las medidas "desprotectoras" de Feijóo con el gallego

"La lengua gallega no es un problema, sino una oportunidad", recuerda la Real Academia Galega (RAG). Nunca en 28 años de autonomía el idioma había sido, como lo es ahora y con virulencia, centro de polémica. Una controversia inusual y "preocupante" que ha llevado a la RAG, "por obligación y deber moral", a dar un paso insólito: emitir una llamada de atención a través de una declaración oficial, discutido y aprobado por su plenario, en el que llama a los poderes públicos, esencialmente al Gobierno de Alberto Núñez Feijóo, a lograr "un acuerdo social integrador a favor del uso, la dignidad y la continuidad" del idioma propio de Galicia. "Resulta preocupante que las primeras decisiones lingüísticas anunciadas por la Xunta de Galicia sean todas desprotectoras de la lengua gallega", denuncia la centenaria institución en su declaración.

En vísperas del Día das Letras Galegas y arropado por toda la ejecutiva de la RAG y más de una decena de académicos, el presidente, Xosé Ramón Barreiro, puso ayer voz a un manifiesto que resalta la honda preocupación de la institución fundada en 1906 y "depositaria", recordó, por mandato del Parlamento, de la Lei de Normalización Lingüística de 1983. La institución sostiene que la polémica en torno al gallego, sobre todo por su uso en las aulas a raíz del decreto que obliga a emplearlo en al menos la mitad de las asignaturas, suele ser "partidaria", "nacida bien del exceso de celo, bien del prejuicio lingüístico". Y sólo puede y "debe" ser superada "por la acción de un gobierno que aspire a ser de todos los ciudadanos", afirma la RAG.

Urge pues "alejar" la lengua gallega de la discusión partidaria, según la RAG. Es el primero de los cuatros principios que deben primar en el "acuerdo social integrador" que, según la entidad, debe buscar la Xunta. Reafirmar y continuar con el Plan de Normalización Lingüística aprobado en 2004 por unanimidad del Parlamento -cuando gobernaba Manuel Fraga- es otra de las prioridades. Hay además que impulsar "una cooficialidad simétrica" de los dos idiomas de Galicia, porque "la única forma de alcanzar la igualdad ciudadana" es que todos entiendan que tienen "derechos y deberes con el castellano y el gallego". El cuarto principio "básico", para la RAG, es el multilingüismo. "En la anterior legislatura se potenció el trinlingüismo en muchos centros escolares (gallego, castellano e inglés), que ahora se podría ampliar a un cuarto", propone la institución.

La Real Academia Galega desgrana y responde en siete puntos de su manifiesto oficial a todos los argumentos que centran la polémica en torno al gallego. Y critica sin ambages a quienes se movilizaron contra el decreto del gallego en las escuelas, cuya derogación fue prometida por Núñez Feijóo.

"El gallego avanzó", afirma la RAG, "pero su progresiva conversión en lengua de uso natural y normal (normalización) llevó a los contrarios a este proceso a manchar la palabra normalización, como si significase agresión a los que no tienen el gallego como lengua habitual, y a erguir el concepto de libertad, que parecen entender como derecho, a no hablar nunca el gallego". Una referencia directa al lema principal de la plataforma Galicia Bilingüe en su batalla contra el decreto del gallego.

La institución aboga por reforzar la presencia del gallego en el ámbito escolar, pero subraya que "la política lingüística no puede quedar reducida a las aulas". "Es un idioma castigado durante siglos que exige un tratamiento activo, una política estratégica y decidida por parte del Gobierno". La RAG cuestiona así la decisión de Feijóo de integrar la Secretaría Xeral de Política Lingüística en la Consellería de Educación, cuando en la anterior legislatura dependía de Presidencia. El presidente gallego apura el tiempo que le queda hasta el Consello de la Xunta de mañana para intentar encontrar a una persona que acceda a dirigir la secretaría desde la que impulsará su política lingüística, un cargo que sigue vacante un mes después de que el nuevo Gobierno haya tomado posesión. El domingo, Día das Letras Galegas, colectivos en defensa del gallego han convocado una manifestación contra la derogación del decreto del gallego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de mayo de 2009