Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En alerta contra el mejillón cebra

Administración, regantes y ecologistas se coordinan por la especie invasora

No mide más de tres centímetros y su acción es destructiva. Es un molusco no comestible con nombre de dos animales, el mejillón cebra, una especie invasora en España y que acaba de aparecer en Andalucía. Sólo en prevenir su llegada la Consejería de Medio Ambiente ha invertido 5,5 millones de euros, y aun así, se ha colado un ejemplar en el embalse de Los Bermejales, en Granada.

Administraciones, regantes, ecologistas y ciudadanos ya están en alerta. El mejillón cebra (Dreissena Polymorpha), procedente del Mar Negro y el Mar Caspio, llegó a España en el año 2001 por el Delta del Ebro, se extendió por la cuenca hasta llegar al País Vasco, y allá donde se instala altera el hábitat de los ecosistemas y obtura las instalaciones de aguas. El coste estimado de la invasión de este molusco en la Cuenca del Ebro en el periodo 2006-2025 podría alcanzar los 40 millones de euros, según un cálculo realizado en la Universidad de Zaragoza.

El coste estimado contra la especie en el río Ebro es de 40 millones hasta 2025

"Su erradicación es prácticamente imposible". Rafael Araujo, especialista de bivalvos en aguas dulce del Museo Nacional de Ciencias Marinas (CSIC) lleva años estudiándolos. "Proliferan muy rápido, las hembras producen un millón de huevos al año y la alteración en el ecosistema es total. A las conchas les crecen esponjas y a estas esponjas nuevos crustáceos, así destruyen a los autóctonos". La Consejería de Medio Ambiente, como medida de prevención, ha prohibido el tránsito de embarcaciones turísticas en el embalse y ha intensificado la búsqueda de larvas.

Un ejemplar no es problema, pero cuando se multiplican por miles y se pegan unos a otros y se incrustan en tuberías, depósitos y piedras son prácticamente indestructibles. La experiencia de este invasor en la Cuenca del Ebro es la que sirve de referencia en Andalucía. La asociación de regantes de andaluces Feragua ya ha contactado con los del Ebro para que le cuenten los problemas. Pedro Parias, secretario general de Feragua comenta que, hasta el momento, la Administración andaluza les ha dado un mensaje de tranquilidad. "De todas formas, si prolifera habrá que tomar medidas más drásticas y forzar a la consejería".

Hasta el momento, la Administración andaluza sólo ha prohibido las embarcaciones recreativas en el embalse. Pero puede haber más vectores que promuevan la llegada de larvas. Alejandro Ramos, responsable de la Comisión de Aguas de Ecologistas en Acción considera insuficientes las medidas. "Deberían prohibir también la pesca deportiva, en las redes que utilizan los pescadores quedan larvas que pasa al río, y los mejillones adultos pueden sobrevivir hasta siete días sin agua. Además, también está previsto para septiembre el Campeonato Provincial de Pesca y sería conveniente que lo suspendieran o restringieran las actividades", dice.

La organización ecologista ha puesto una queja formal a la Consejería de Medio Ambiente por falta de transparencia informativa. "El pasado lunes 20 de abril de 2009 hubo reunión del Consejo Provincial de Medio Ambiente y de la Biodiversidad y en ningún punto del orden del día aparecía el descubrimiento de mejillón cebra en el embalse de los Bermejales y sabemos que ya se conocía este hecho en esas fechas", se lee en el escrito.

El protocolo de actuación se está gestando. Francisca García, alcaldesa de Arenas del Rey es consciente del problema: "Esto afectaría a toda la comarca de La Alhama y tenemos que estar vigilantes. Hay que tomar medidas que sean compatibles con el desarrollo de la región, y que todos estemos vigilantes".

Araujo describe cómo las personas pueden evitar la migración de la especie. "Hay que dejar secar durante varios días todo lo que esté en contacto con los ríos, o limpiar con agua a presión. También se deben controlar las aguas de lastre o utilizar pintura antifouling (que contiene elementos tóxicos para estos animales) en el revestimiento de las embarcaciones. El cloro puede con ellos, pero es nefasto para el resto de los bichos". Ramos tiene un testimonio definitivo. "Sólo vale la prevención. Los humanos somos los únicos responsables".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de mayo de 2009