El paro da una mínima tregua

En abril se registraron 39.478 desempleados más, la menor subida en nueve meses - La construcción encabeza el descenso en afiliados pese al plan estatal

Suma y sigue. Como ocurre mes a mes desde hace un año, el paro registrado subió en abril. A las listas de los Servicios de Empleo se incorporaron esta vez 39.478 personas más. En la estadística, que rastrea datos hasta 1940, el desempleo nunca aumentó tanto en un mes de abril. Ni tampoco hay constancia de una variación anual tan acusada, con 1,3 millones de parados más que en abril de 2008. Pero, tras varios meses nefastos, el ritmo de incremento del paro afloja el paso.

El semestre que va de octubre a marzo constituye, hasta ahora, la zona cero de esta crisis. En paralelo al retroceso del PIB, el mercado laboral sumó en ese periodo al menos 100.000 parados más cada mes (en octubre y enero, casi 200.000). En esa comparación, abril no sale tan mal parado. Como destacó la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, el aumento del paro es "el más moderado de los últimos nueves meses". Un signo más de la "ralentización de la crisis" que el Gobierno anuncia en las últimas semanas. Eso sí, el pésimo pronóstico publicado el lunes por Bruselas (una tasa de paro del 20,5% en 2010) se notó en las declaraciones. "La situación no permite hablar de una inflexión en el mercado de trabajo", añadió Rojo.

Los expertos advierten del efecto de la Semana Santa en los datos
Los parados que no cobran prestaciones o subsidios llegan a 1,18 millones
Más información
La crisis económica en España
Radiografía del mercado laboral
Ercros anuncia 271 despidos y el cierre en Huelva y otras plantas
El Gobierno calcula que el Plan E contra la crisis ha inyectado 50.000 millones en la economía
Los extranjeros afiliados cierran en abril su segundo mes al alza

"En las estadísticas sale un mes muy extraño, yo sería muy cauto en la interpretación", corroboró Florentino Felgueroso, profesor de la Universidad de Oviedo. "Los datos no dan todavía para adelantar un cambio de tendencia, hay efectos estacionales que pueden enmascarar lo que está pasando", señaló Marta Romero, directora del servicio de estudios de Agett, la patronal de las empresas de trabajo temporal.

Los datos de abril dan para muchas lecturas, ninguna definitiva. La tasa de incremento mensual del paro (1,09%) es la más baja desde mayo de 2008. Pero en la coctelera estadística hay demasiados ingredientes: abril, más aún si se celebra la Semana Santa, suele ser un mes en el que baja el paro. Es además, el mes en el que debían comenzar a verse los efectos del plan de inversiones municipales subvencionado por el Gobierno. Y, tras un año de aumento del paro, es momento de evaluar si la destrucción de empleo, sobre todo en la construcción, ha tocado techo.

El efecto de la Semana Santa en la estadística de abril dio lugar a lecturas encontradas. "Es un periodo en el que se crea más empleo", recalcó la directora del servicio de estudios de Agett. La estadística en la que se corrigen las variaciones estacionales arroja conclusiones poco tranquilizadoras. En esa serie, el paro aumentó en 118.000 personas, una cifra ya mucho más cercana a la de los meses precedentes.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, opuso que la Semana Santa tiene un efecto negativo en la media de afiliaciones a la Seguridad Social, que los expertos consideran un indicador fiel de la creación de empleo. Según Granado, la afiliación (23.939 menos en abril) "habría sido positiva". Más aún, con los primeros datos en la mano, dio por hecho que los afiliados aumentarán en mayo.

Rojo, por su parte, destacó que el paro registrado en la construcción, el sector en el que arrancó la crisis, sólo aumentó en 5.179 personas (un 0,7% más que en marzo), detrás de servicios (11.904) e industria (8.777). "Antes suponía un 25% de los parados, ahora sólo un 13%", añadió la secretaria general de Empleo, que relacionó esta evolución con el plan de inversiones municipales. Según las cifras de los ayuntamientos, en las obras ya adjudicadas estaba previsto emplear a 259.418 personas, de los que algo más de 98.000 serían nuevos contratos.

"Todavía no vemos ningún efecto apreciable del plan", comentó Romero. En destrucción de empleo, la construcción sigue siendo el mascarón de proa de la crisis. Volvió a ser el sector en el que más cayó el número de afiliados a la Seguridad Social tanto en la comparación mensual (-1,8%), como en la interanual (26,4%). En conjunto, las afiliaciones descendieron un 6,8% respecto a abril de 2008, con lo que la tasa interanual sigue aumentando.

"La construcción está en la fase de ajuste final", proclamó el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. Pero si el sector se reconduce a un peso cercano al de otras economías europeas, aún peligrarían al menos otros 500.000 puestos de trabajos, según las estimaciones de Felgueroso, que investiga en estos temas para la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). Comunidad Valenciana, Madrid y Canarias, comunidades en las que el sector inmobiliario creció mucho, encabezaron el incremento de paro en abril.

Los datos sugieren tantas preguntas como respuestas. Felgueroso apunta que la diferencia entre la Encuesta de Población Activa (EPA) y las listas de paro registrado "aumenta cada vez más". En la EPA del primer trimestre se superó por primera vez la cifra de cuatro millones de desempleados. La media entre enero y marzo de paro registrado no llega a 3,5 millones. En abril, fueron 3.644.880 los parados inscritos en los Servicios de Empleo. Los expertos explican que no todos los desempleados se registran, sobre todo si no tienen derecho a prestación, algo en lo que también puede incidir la contratación irregular. El desfase es especialmente notable en el colectivo de trabajadores extranjeros.

En marzo, 1,18 millones de parados no cobraban ningún tipo de prestación ni subsidio, según se deriva de los datos suministrados por Trabajo. Es la mayor cifra desde que gobierna el PSOE, aunque la tasa de cobertura (oficiosa, porque el ministerio no la distribuye desde hace varios meses), es ahora del 67%, muy superior al 50% que se rondaba al final de la última legislatura del PP. El gasto por prestaciones rozó los 2.600 millones, un 74% más que en marzo de 2008.

Entre la disparidad de lecturas que ofrece la estadística, la vicepresidente económica, Elena Salgado, optó por quedarse con los datos que apuntan a una moderación de la crisis. "Las medidas que hemos puesto en marcha comienzan a dar sus frutos", comentó ayer en Bruselas, informa Andreu Missé. Salgado aseguró que hay margen para nuevas medidas, aunque "muy selectivas y muy concretas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS