Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

EE UU se pertrecha contra el virus tras la primera muerte en el país

La víctima es un niño de 23 meses que viajó a México - La Administración de Obama dispone de 50 millones de dosis de antivirales ante una posible pandemia

La primera muerte por gripe porcina fuera de México ya se ha consumado. Ha ocurrido en Estados Unidos. La víctima es un niño de 23 meses, que había viajado con su familia desde México a Brownsville (Tejas), donde enfermó y fue llevado a un hospital en Houston. Allí murió el lunes por la noche. La situación "es preocupante", admitió ayer el presidente de EE UU, Barack Obama. El número de afectados en el país se acerca ya a los 100.

"Como padre y pediatra, mi corazón está con la familia. Como he venido diciendo en los últimos días, la gripe es una infección muy seria", declaró Richard Besser, al frente del Centro de Control de Enfermedades (CDC, siglas en inglés). "Por lo que hemos observado en México sabíamos que podríamos ver infecciones más severas y que podríamos ver muertes", concluyó Besser, quien compareció junto a Kathleen Sebelius, recién confirmada para el puesto de secretaria de Sanidad. La difícil tarea que tiene Sebelius por delante -poner en marcha la ambiciosa reforma del sistema de salud norteamericano- puede obstaculizarse si la gripe porcina sigue sumando casos.

La gripe porcina se extiende a 10 Estados con 91 casos sospechosos

Obama cumplía ayer 100 días al mando de la Casa Blanca y se enfrentaba a su primera y grave crisis sanitaria. "Ésta es evidentemente una situación preocupante, lo suficientemente grave como para tomar un máximo de precauciones", declaró. "Estamos siguiendo de cerca los nuevos casos de infección en todo Estados Unidos", agregó.

Hasta ahora, la mayoría de los casos reportados en el país habían sido leves; sólo unos pocos habían requerido hospitalización. Obama instó a las autoridades locales y estatales de salud a volcarse en la detección de nuevos posibles casos y pidió a las escuelas que consideren el cierre si tienen casos confirmados o sospechosos del virus.

Con el país movilizado en torno a dos temas -los 100 días de Obama y la gripe porcina-, la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, afrontó ayer un duro interrogatorio en el Congreso sobre la necesidad de cerrar la frontera con el vecino México, donde está el epicentro de la infección. En su opinión, la respuesta dada hasta ahora por la Administración está siendo más que suficiente, y por tanto negó cualquier posibilidad de bloquear los pasos con México. Napolitano informó de que la enfermedad se había extendido a otros Estados. Anoche había 51 casos confirmados en Nueva York; 16 en Tejas; 14 en California; dos en Kansas, Massachusetts y Michigan, y uno en Arizona, Nevada, Ohio e Indiana. En este último, las autoridades precisaron que el paciente no había estado en México, contrariamente al resto de enfermos, lo que hace de esa persona un caso bastante único, según Salud.

La secretaria Napolitano tranquilizó ante la eventualidad de una posible pandemia. Existen 50 millones de dosis de antivirales listas para luchar contra la gripe porcina, recordó. "Contamos con que el brote se desarrolle con el tiempo, así que nuestra respuesta será un maratón, no un sprint", declaró Napolitano, quien el día anterior había vaticinado que se verían bajas en EE UU. Por ahora, la Administración de Obama está distribuyendo 11 millones de dosis de Tamiflu y Relenza en los Estados afectados y todos los que tienen frontera con México. En una base militar al sur de California, 39 marines habían sido puestos bajo vigilancia después de que se creyera que uno de ellos había contraído la enfermedad.

El CDC ha venido reiterando durante días que las personas que tengan síntomas de gripe deben permanecer en sus casas. Pero ayer extendió esa advertencia a otros miembros de la familia y pidió que, al menos, consideren el tiempo que pasan fuera de sus hogares hasta estar seguros de que no están contagiados. Besser consideró lo anterior "una medida de precaución" voluntaria, ya que el Gobierno no ha dictaminado ninguna cuarentena, medida realmente efectiva contra la gripe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de abril de 2009