Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia custodiará las fronteras de Osetia del Sur y Abjazia

Moscú acusa a Georgia de "agresor" y critica a la OTAN por unas maniobras

Por si alguien tenía dudas, Rusia confirma hoy que su reconocimiento unilateral de la independencia de Osetia del Sur y Abjazia es irreversible. En Moscú, el presidente Dmitri Medvédev tenía previsto anoche firmar con los líderes de estas dos regiones separatistas, Eduard Kokoiti y Serguéi Bagapsh, sendos acuerdos, a tenor de los cuales Rusia asumirá el grueso de las tareas destinadas a transformar en fronteras internacionales los lindes de Abjazia y Osetia del Sur con Georgia. En la comunidad internacional, sólo Nicaragua ha seguido los pasos de Moscú, que tras la guerra del pasado agosto reconoció como Estados a los secesionistas.

Rusia se encargará de financiar la construcción de instalaciones de control y seguridad, así como de emplazar a sus propios guardafronteras en la línea divisoria con Georgia, lo que supone un incremento cualitativo de las unidades militares presentes en la región. Además de los documentos que deben suscribir los presidentes (acuerdos de "esfuerzos conjuntos para custodiar la frontera estatal" de Osetia del Sur y Abjazia), el Servicio Federal de Seguridad, entidad de la que dependen las tropas guardafronteras, firmará acuerdos con las instituciones homólogas de los separatistas.

La ceremonia de hoy irritará a Tbilisi y a los países participantes en las maniobras militares de la OTAN que deben comenzar el 6 de mayo en Georgia. El Kremlin se ha opuesto vehementemente a estas maniobras. Una nota difundida ayer por el servicio de prensa del Gobierno ruso acusa a Georgia de concentrar tropas y equipo militar en la cercanía de Osetia del Sur y Abjazia, y afirma que las maniobras de la Alianza sólo pueden valorarse como un "incentivo" a la política del "reciente agresor" (Georgia) y un "gesto provocador" contra Rusia, dada la política "revanchista", de "remilitarización" y el comportamiento agresivo y provocador de Tbilisi. La situación en las lindes de Osetia del Sur y Abjazia con Georgia es "inestable y explosiva", señala la nota, según la cual Georgia ha concentrado un contingente militar de 2.500 personas junto a Osetia del Sur, además de establecer 50 puestos fijos y móviles, desplegar nuevos campamentos y armamento pesado. Rusia deposita "ciertas esperanzas" en el mecanismo de prevención de incidentes recientemente creado en el marco de las negociaciones de Ginebra, que prevé dos encuentros mensuales sobre el terreno con la participación de los observadores de la Unión Europea.

"La ayuda de Rusia para construir nuestras fronteras es un importante apoyo para frenar la potencial agresión georgiana", dijo el ministro de Exteriores de Abjazia, Serguéi Shamba. El acuerdo con Moscú no se limita a la frontera terrestre, que se equipará con medios electrónicos, puestos de control y alambre de espino, sino que contempla además la defensa del espacio aéreo y marítimo, puntualizó Shamba. Los guardafronteras rusos que se desplazarán a Abjazia podrían ser "varios centenares", señaló.

"Estos acuerdos van dirigidos a los incrédulos, para que vean que no hay vuelta atrás en el reconocimiento de Abjazia y Osetia del Sur, así que suponen el punto de no retorno", dijo Dmitri Medóev, representante de Osetia del Sur en Moscú. Según el funcionario, los guardafronteras osetios se formarán en academias rusas e irán sustituyendo a los rusos progresivamente. Rusia construirá también viviendas en los territorios separatistas para las familias de sus militares desplazados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de abril de 2009