Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pastor destina 400 millones de plusvalías a atajar la morosidad

El banco calcula que cerrará hasta junio treinta oficinas

Resultados extraordinarios para decisiones extraordinarias. Así resumió ayer José María Arias, presidente del Banco Pastor, el proceso en el que está inmersa la entidad, que le llevará a destinar a provisiones genéricas los 400 millones de euros de atípicos que en los próximos meses ingresará por diversas enajenaciones. Entre ellas, su participación en Unión Fenosa (202 millones), a la que se suma la operación de venta de inmuebles para su posterior arrendamiento, puesta en marcha por la entidad hace un mes.

El Pastor también obtendrá fondos gracias al acuerdo para que Axa absorba su cartera de seguros y a la compra de deuda subordinada emitida el año pasado por el propio banco. "El reto inmediato de las entidades radica en la gestión de la cuarta ola de la crisis, la de la morosidad, producto del impacto de la recesión en la economía real de cada país", dijo Arias. Estos ingresos atípicos elevarán las provisiones genéricas del Pastor hasta los 600 millones. Su efecto contable se registrará en los resultados del primer semestre.

El Pastor, que aprobó en su junta de accionistas de ayer el reparto de un dividendo complementario, mediante la entrega de acciones procedentes de la autocartera, lo que eleva la retribución al accionista un 9% sobre el último reparto, enmarca el cierre de oficinas en una estrategia de contención de la banca española. Jorge Gost, el consejero delegado de la entidad, estimó que serán unas 30 las sucursales que cerrarán en el primer semestre del año, y avanzó que el saldo neto entre aperturas y cierres no será positivo al final de año. Arias aseguró: "Personalmente, si algo he aprendido en las cuatro crisis que me ha tocado vivir es que este banco tiene una enorme capacidad para superarse ante las dificultades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de abril de 2009