La CEV deplora la falta de liderazgo y colaboración entre Gobierno y Consell

La asamblea electoral de la patronal reelige por aclamación a González

El presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), José Vicente González, exigió ayer al Consell y el Gobierno central que hagan cosas que tengan sentido común y en coordinación para hacer frente a la crisis. González, que ayer fue reelegido por aclamación en el cargo por la asamblea electoral de la organización, apuntó que las medidas contra la crisis deben de contar con el liderazgo del Gobierno central y con la colaboración autonómica, pero que para ello es necesario que el Gobierno central tenga voluntad de liderazgo y que el autonómico tenga "ganas de concordar".

Asimismo, realizó un llamamiento para que la política partidista no se extienda a los órganos de control de las instituciones como la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la Comisión Nacional de la Energía y los órganos de gobierno de las cajas de ahorros. "Que los consejeros tomen decisiones desde la profesionalidad y la experiencia y no desde la interferencia de los partidos que los han propuesto", requirió.

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, que arropó a González en su reelección, exhibió el tono reivindicativo con "todos los gobiernos" de España, aunque puso el énfasis en el central, al que exigió "medidas adecuadas" para atajar el "principal problema de las empresas": la financiación. Pese a reconocer que las medidas adoptadas por el Gobierno "han ido en la buena dirección", lamentó su insuficiencia y, sobre todo, la lentitud en la aplicación.

El presidente de CEV también incidió en las dificultades que tienen las empresas para obtener financiación, que con el incremento de la morosidad las está llevando a "una situación muy complicada". González abogó por llevar a cabo reformas estructurales para resolver el problema de la falta de productividad y propuso impulsar debates desde la organización para lograr su necesaria aceptación social.El presidente de la CEOE, Díaz Ferrán, subrayó la necesidad de que la empresa sea competitiva para poder afrontar la situación con garantías, y señaló que la competitividad ha caído 10 puntos en España. Para recuperar ese pulso, propuso bajar costes mediante una reducción de las cotas a la Seguridad Social y moderar los salarios. Asimismo, demandó a los gobiernos reformas laborales. "Si no se lleva a cabo la reforma laboral en los términos propuestos por la patronal, el paro seguirá aumentando y peligrarán las pensiones", afirmó.

El presidente de la CEV insistió en abordar la reforma laboral desde la serenidad "para garantizar la empleabilidad de los trabajadores en un mundo que cambia a gran velocidad". Según defendió en su discurso, la tasa de desempleo en España ha doblado a la media europea incluso en épocas de expansión, por lo que instó a no limitar la discusión al coste del despido. "Es necesario incluir en esta discusión con el mismo rango la formación continua, el abaratamiento del empleo (no del despido), y sobre todo las reformas fiscales", puntualizó.

Entre los asuntos que priorizará el presidente de la CEV en su nuevo mandato, destacó la necesidad de cambiar el modelo económico en la Comunidad Valenciana. Bajo su criterio, este modelo no se puede dictar o decidir desde ninguna instancia, sino que es el producto de las acciones individuales de las empresas. Con todo, admitió que se puede orientar mediante acciones y estímulos. González propuso que ese modelo se fundamente "en lo que sabemos hacer y no construir castillos en el aire", y auguró que en él la construcción, ahora un sector denostado, jugará un papel importante, aunque "no tan exagerado" como en los últimos años.

Respecto a las líneas maestras de su nuevo mandato (transparencia y colaboración con las Administraciones desde la independencia), González auguró continuidad, pero evolución. "Los principios no deben cambiar, aunque sí la forma de llevar los asuntos". El presidente se comprometió a aumentar la presencia de las mujeres y los jóvenes en la organización, y expresó su voluntad de que las organizaciones que integran la CEV sean menos presidencialistas.

González también se refirió en su alocución a la crisis, de la que dijo que hay cosas que se saben y otras que no se saben. "No sabemos cuándo va a acabar la crisis ni cómo será la economía después de ella, aunque sí sabemos que acabará y nada volverá a ser como antes", expuso. El presidente conminó a los empresarios a ser realistas pero no catastrofistas, y apuntó la aparición de "indicios ligeritos" en la economía que "permiten un cierto respiro". En ese sentido, señaló la respuesta coordinada del G-20, la disminución del crecimiento del desempleo en los últimos meses, los tipos de interés "relativamente bajos" y la reducción de la inflación. Sin embargo, previno de que la crisis todavía no ha tocado fondo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de abril de 2009.

Lo más visto en...

Top 50