Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La Diada aguanta la crisis

Cercas para el golpe de Larsson

Miles de ciudadanos aparcan la crisis en un veraniego Sant Jordi

El pacto entre el sol radiante más propio del verano y la ausencia de un escritor megamediático o superventas facilitó ayer que en la supuesta Diada de la crisis la palabra se difuminara. También cierto reparto equitativo se dio en la tradicional lista de libros más vendidos, pues si bien se acabaron imponiendo las previsibles entregas policiacas de Stieg Larsson, Javier Cercas, con Anatomía de un instante (Mondadori) -un trabajo sobre el 23-F-, mantuvo el pulso al fenómeno sueco. En catalán, el título más solicitado fue El silenci (Destino), de Gaspar Hernández, y Crònica de la independència (Columna), de Patricia Gabancho, y El món sobre rodes, del jovencísimo minusválido Albert Casals, lo fueron en la no ficción.

La Rambla de Catalunya ya tiene tanta aglomeración como La Rambla

Terenci también tendrá una plaza en el Raval, anunció ayer el alcalde

La jornada, en la que se logró mantener un ritmo de ventas de rosas y de libros - de éstos, unos 20 millones de euros, según las primeras cifras de los libreros- similar al de la Diada de 2008, confirmó la tendencia a la concentración festiva entre la calle de Provença y el final de La Rambla. Pero como novedad está la prolongación del famoso paseo de libros y rosas por la Rambla de Catalunya, a cuya candidatura se ha añadido la apertura de la librería Bertrand.

La Diada fue rica en todo tipo de anécdotas y situaciones:

- El

mecenas de Cercas. "Quien hable mal de Sant Jordi no tiene perdón: es una fiesta espontánea de la gente", comentó ayer el autor de Anatomía de un instante, que se hartó de firmar algunos de los 140.000 ejemplares de la primera edición de su obra. A media mañana, en algunos puntos escaseaban los ejemplares. Los responsables de Mondadori ordenaron ayer mismo una reimpresión de 25.000 ejemplares más.

Con satisfacción contenida y relajado, el autor de Soldados de Salamina contó cómo cambian las cosas en apenas dos años exactos. "No tenía libro para firmar y estaba en plena crisis de creación con la Anatomía... Me fui a comer donde siempre y, al pedir la cuenta, me dijeron que un cliente ya la había pagado. Según el camarero, lo hizo con la esperanza de que sacara libro el año siguiente; salí de estampida para casa a trabajar con más ahínco; me gustaría saber quién fue para darle las gracias".

- Larsson, en camiseta. Aunque Los hombres que no amaban a las mujeres y La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina se venden solas, Destino instaló ayer una caseta en la que regaló camisetas para los admiradores del escritor sueco. Se lanzaron 1.000 y se quedaron cortas. También pudieron escribir comentarios en un blog y participar en concurso en el que se sortearán 100 ejemplares del último título de la trilogía, La reina en el palacio de las corrientes del aire, que aparecerá el próximo 23 de junio.

- Las gemelas firman juntas..Las gemelas Francesca y Lluïsa Forrellad, de 81 años, firmaron juntas por primera vez sus novelas (en Angle Editorial) y ambas utilizaron casi las mismas palabras: "Empezamos a escribir de muy jóvenes; luego paramos y las dos hemos vuelto de mayores". Entre ellas, Josep Maria Espinàs demostró que no sabe de imposibles: no paró de dedicar ejemplares de... A peu per Múrcia (La Campana). Patricia Gabancho parecía poner el lógico contrapunto con el triunfo de su Crònica de la independència (L'Arquer): "Ese éxito no es mío, sino del éxito del sentimiento catalán de la independencia". En otra caseta, Carme Riera, agobiada por el gentío, dijo: "Esto en vez de Sant Jordi parece cada vez más Sant Circ"¿Será 2009 el año de la lectura digital? Bajo este interrogante y como aperitivo de Sant Jordi, se debatió el miércoles en Caixafòrum sobre e-books (dispositivos de lectura) y sobre libros digitales. La conclusión fue unánime: ya están aquí. Aunque luego se matizó: hay muchos modelos, reproduciéndose la situación que se dio con los vídeos. Los expertos reprocharon a editores y libreros que no se lo tomen en serio: "El lobo, señores, ya está aquí".

Ayer se dieron algunas muestras. Boris Izaguirre parecía hacer cumplir el título de su novela, Y de repente fue ayer: empezó con dedicatorias electrónicas. Armado con un tablet-pc, firmaba a petición de los 150 lectores que se habían dirigido antes a su web. "Hay que esperar unas décimas entre el boli y su plasmación; me encanta ser pionero", comentó. Sus fans virtuales recibían, en su ordenador o en su móvil, el escrito junto con una reproducción de la portada del libro. Alberto Vázquez-Figueroa firmó ejemplares de Saud, el leopardo (Ediciones B), libro que ofrece en descarga gratuita en su web. "¡Qué se van a quejar los editores, si en papel ya vamos por la tercera edición! Esto no resta al libro tradicional".

La plataforma digital formada por las editoriales Cossetània, Angle y Bromera contabilizó sólo ayer la venta de una cincuentena (entre descargas y códigos del mismo) de libros digitales. Vendió dos e-books y otros 19 en los últimos días.

- Plaza de Terenci. El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, anunció ayer, durante la entrega de los Premios Terenci Moix, que el autor de El día que murió Marilyn tendrá una plaza en el Raval, en la confluencia de las calles de Valldonzella y Tallers.

- El doble negro de atxaga. Bernardo atxaga, que no paró de firmar ejemplares de siete casas en francia (alfaguara), vivió ayer una anécdota que no olvidará. Se presentó en su caseta un negro y le dijo: "soy negro y escritor". "Bueno, yo no lo diría así. Yo no digo que soy vasco y escritor". Ambos se enredaron en definiciones, hasta que el negro le explicó que escribía para otros. El negro hacía de negro.

- Manoseos y Barça. "Los sentidos que dominan en esta Diada son la vista y el tacto; noto que la gente necesita que le den cariño", resumió otro de los triunfadores, Sebastià Serrano, con su La fiesta de los sentidos (Nou Books / Ara Llibres). Desde maridos que pedían para sus esposas besos a mujeres que deseaban ser abrazadas, el comunicador se mostró solícito. También estuvo muy cariñoso Gaspar Hernández, con El silenci (Destino): el polémico tema (el poder curativo de la palabra) obligaba.La fiesta convirtió en famoso a Albert Casals, que planificaba con su hermana pequeña (que firmaba con un sol) cuentos para niños. "El mes que viene me marcho a África", anunció. El Barça también triunfó: la biografía de Guardiola (Columna) y el libro La pelota no entra por azar (Ara Llibres / Leqtor), de Ferran Soriano, al que un responsable del Joventut Mollerussa le pedía la fórmula mágica para ascender. Otra petición para el milagroso Sant Jordi.

Los más vendidos

- Ficción en catalán.

1. Els homes que no estimaven les dones, Stieg Larsson 2. El silenci, Gaspar Hernández.

- Ficción en castellano.

1. Los hombres que no amaban a las mujeres, Stieg Larsson 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, Stieg Larsson.

- No ficción en catalán.

1. Crònica de la independència, Patricia Gabancho. 2. El món sobre rodes, Albert Casals.

- No ficción en castellano.

1.

Anatomía de un instante, Javier Cercas. 2.

La crisis ninja, Leopoldo Abadía.

(Fuente: Gremio de Libreros)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de abril de 2009

Más información