Fidel Castro rebaja la oferta de diálogo de su hermano a Obama

El líder cubano se resiste a hablar de derechos humanos y de presos políticos

Fidel Castro ha criticado a Barack Obama por "hacer suya" la política de embargo a Cuba y ha dicho que "por ese camino" el presidente estadounidense cosechará "un fracaso seguro, como el de todos sus antecesores". El ex mandatario ha asegurado que Obama "interpretó mal" a su hermano Raúl cuando la semana pasada expresó la disposición de Cuba a discutir con Washington sobre todos los temas, incluidos "los derechos humanos, la libertad de expresión y los presos políticos".

En su último artículo de prensa, Castro explicó cual era el modo correcto de interpretar a Raúl: "Al afirmar el presidente de Cuba que está dispuesto a discutir cualquier tema con el presidente de Estados Unidos, expresa que no teme abordar cualquier tipo de asunto. Es una muestra de valentía y confianza en los principios de la Revolución", indicó.

El régimen de los Castro "está acabado", dice Hillary Clinton

La precisión puede leerse como una respuesta a las declaraciones conciliadoras de Obama y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, que consideraron una "señal de avance" y de "apertura del régimen" las palabras de Raúl Castro en vísperas de la V Cumbre de las Américas.

Aclarada la confusión, Fidel respondió también a uno de los gestos reclamados a Cuba por Obama para corresponder a la reciente liberación de los viajes y envíos de remesas de los cubanoamericanos. El presidente estadounidense pidió a La Habana la reducción de los "enormes recargos" que impone a las remesas -un 20% si el dinero es enviado en dólares-. El líder comunista, de 82 años, consideró que la reclamación "es un intento de sus consejeros para sembrar cizaña y dividir a los cubanos", y aseguró que el impuesto al dólar era una forma "legítima" de adquirir recursos y "redistribuirlos" entre los más necesitados.

Otro de los asuntos puestos por Obama encima de la mesa, el de la liberación de presos como señal de que Cuba quiere avanzar en el camino del deshielo, también fue abordado por el ex mandatario: todos los presos políticos, dijo "son mercenarios al servicio de una potencia extranjera" que amenaza a Cuba, pero aun así su país está dispuesto a liberarlos y "enviarlos todos a EE UU" si Washington pone en libertad a cinco agentes cubanos que se infiltraron en grupos anticastristas de Miami y fueron condenados en EE UU por espionaje. Los disidentes cubanos han rechazado que se utilice a los presos como "moneda de cambio".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Según Castro, Obama dio "muestras de autosuficiencia" en la cumbre de Trinidad y Tobago y lo criticó por su actitud ante el embargo. "No lo inventó, pero lo hizo suyo igual que otros diez presidentes de Estados Unidos". Si el ex gobernante cubano regresó a la retórica tradicional de enfrentamiento, ayer hizo lo propio la secretaria de Estado norteamericana. Hillary Clinton afirmó que el régimen castrista "está acabado" y destacó las diferencias existentes entre Raúl Castro y su hermano, algo que las autoridades cubanas niegan de forma rotunda.

Pero una cosa son las palabras y otra lo que se hace; hay que acostumbrarse a que en el camino (largo) del acercamiento y la normalización bilateral, lo que importan son los hechos.

Las Damas de Blanco marchan en La Habana en diciembre pasado para reclamar la liberación de los disidentes encarcelados.
Las Damas de Blanco marchan en La Habana en diciembre pasado para reclamar la liberación de los disidentes encarcelados.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS