Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gasto de España en pensiones crecerá más que la media europea

Bruselas augura alzas que triplicarán las de la UE en 2060

La Comisión Europea cree que España será uno de los países de la UE donde más aumentará el gasto público de aquí al año 2060, especialmente en pensiones, debido al impacto del envejecimiento de la población. Por ello, Bruselas insta a realizar reformas en el sistema de pensiones y en el sanitario para contrarrestar la tendencia y garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas.

En concreto, según Bruselas, el gasto por pensiones en España aumentará 6,7 puntos porcentuales del PIB de aquí al año 2060, frente a 2,4 puntos de media comunitaria. A ello hay que sumar también las aportaciones para la sanidad, que en el caso español aumentarán 1,6 puntos, y el gasto por las atenciones a largo plazo de las personas mayores, que subirá 0,9 puntos.

La factura española subirá 6,7 puntos porcentuales del PIB en 50 años

Lo cierto es que las previsiones de envejecimiento de la población europea aumentan a un ritmo mayor que las proyecciones realizadas por la Comisión Europea hace tan sólo tres años. Para 2060, Bruselas prevé que los mayores de 65 años superen los 151 millones, el doble que ahora. Los mayores serán un tercio de la población dentro de 50 años.

El impacto del envejecimiento sobre las pensiones y demás gastos sociales es una de las mayores preocupaciones de la UE desde 2001. La Comisión presentará la semana próxima una comunicación en la que valora el aumento de los gastos que supondrá esta evolución demográfica en el contexto de la actual crisis económica. La difusión de la comunicación, prevista para el pasado martes, se aplazó una semana por temor a que la divulgación de los datos, con posibles consecuencias negativas sobre los sistemas de pensiones, podría introducir más incertidumbre aún en el clima de malestar por la crisis.

El estudio que ha servido de base de la comunicación señala el fuerte aumento, hasta de 8,5 años, en la esperanza de vida para los hombres, que pasa de 76 años en 2008 a 85,5 en 2060. Para las mujeres, la evolución va de los 82,1 a los 89 años en el mismo periodo. Los datos plantean serios interrogantes sobre la sostenibilidad del crecimiento de los gastos sociales. Es significativo el aumento de la población muy mayor, es decir, la de más de 80 años, que se triplicará en los próximos 50 años y pasará de 22 millones a 61 millones.

El estudio señala también el serio deterioro que experimenta la llamada tasa de dependencia. La proporción entre la población mayor de 65 años y las personas en edad laboral (de 15 a 64 años) pasará desde el 25,4 % al 53,5%.

El mayor incremento se registra en el periodo 2015-2035, a un ritmo de crecimiento de dos puntos porcentuales cada año. Esto significa que la UE pasará de tener cuatro personas en edad de trabajar por cada mayor de 65 años, como ahora, a una proporción de dos activos por un mayor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de abril de 2009