La polémica de las pensiones

Ordóñez acusa a Corbacho de ser el que crea la alarma

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, aseguró ayer que no se sentía desautorizado por el Gobierno tras sus controvertidas declaraciones sobre el futuro de las pensiones, que han sido puntualizadas por la vicepresidenta y el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho.

Incluso fue más lejos. El gobernador del Banco de España no corrigió su discurso, aunque sí lo matizó, y dirigió los dardos contra Corbacho, al que acusó veladamente -sin citarle en ningún momento- de ser el que encendió la polémica con sus declaraciones posteriores.

Ordóñez explicó que fue a la Comisión del Pacto de Toledo (donde se discuten las pensiones) "porque me lo pidieron", en alusión a las declaraciones de Corbacho, que dijo que no le correspondía hablar de este tema. Después recordó que todos los grupos parlamentarios (incluido el PSOE) "agradecieron mis palabras y, en tono cordial, destacaron lo moderado que había sido el discurso". Segundo argumento contra la radicalidad de su planteamiento, como le ha acusado Corbacho. Además, Ordóñez señaló que no hizo "ninguna propuesta, sino que conté lo que han hecho Alemania y Francia y expliqué los planes de la Comisión Europea". Otra matización más al ministro, que le dijo que el papel del gobernador no es proponer medidas.

Más información
El Banco de España plantea aplicar la rebaja de los precios a las pensiones
Zapatero dice que la Seguridad Social cerrará 2009 con un superávit de 5.586 millones
El Estado cierra marzo con un déficit del 0,7% hasta los 7.586 millones
Corbacho propone alargar la vida laboral al máximo legal de 65 años para pagar las pensiones

Cambios suaves

"La polémica se creó fuera. Hay que volver al Pacto de Toledo, que tiene vocación reformista", para realizar cambios "suaves y moderados", concluyó. El gobernador se unió a la petición de Octavio Granado, secretario de Estado de Seguridad Social, "que ha dicho que es imperiosa la reforma de la Seguridad Social".

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, defendió ayer a capa y espada "la buena salud" financiera de la Seguridad Social, tras recordar que en 2008 ésta cerró con 14.000 millones de superávit y que, pese a la crisis actual, la correlación entre cotizantes y jubilados es de 2,6 por cada uno de ellos, informa Ariadna Trillas. "Nunca en la historia se había llegado a esa cuantía de superávit", enfatizó el ministro durante su intervención en el XIII Congreso de UGT de Cataluña. "¡Basta ya de crear incertidumbres e inseguridades a los jubilados!", exclamó, en un nuevo ataque al Banco de España. Corbacho también criticó al PP y CiU por la propuesta de rebajar el impuesto de sociedades para las pymes, enfatizando que "eso de bajar los impuestos y a la vez mantener la protección social no cuadra".

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS