Cartas al director
i

El precio del cambio

Sant Just Desvern, Barcelona - 15 abr 2009 - 22:00 UTC

Ha habido un cambio ministerial o remodelación del gabinete y hemos visto cómo las carteras cambiaban de mano, entre risas y lágrimas, y en sus rótulos dorados eran evidentes las rectificaciones. Hay ministerios como Interior, Asuntos Exteriores o Defensa que permanecen inalterables, pero otros, como un abanico, van añadiendo o perdiendo titulaciones a su nombre principal.

Departamentos como Asuntos Sociales, Investigación, Deportes, Medio Ambiente, Emigración, Universidades aparecen y desaparecen engordando o adelgazando carteras, menos mal que son de fuelle. Asuntos Sociales tan pronto está con Trabajo como se va con Sanidad, Deportes con Cultura o con Presidencia, Universidades en Investigación o se vuelve con Educación, cabizbaja y arrepentida. Un baile de infidelidades y chalaneos, al pairo de los tiempos de desazón en que nos movemos.

Todo esto no tendría demasiada importancia, si no tuviese un coste en cambio de rotulaciones, membretes, cartas, sobres, sellos, tampones, correos electrónicos, traslados... ¿Alguien puede indicarnos su importe y de qué partidas se detraerán? Todo cambio tiene un precio y hacerlo genera una factura que paga el contribuyente, el pagano de siempre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de abril de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50