Turismo crea un laboratorio para asesorar a las empresas en I+D+i

El portal de Turismo Andaluz se convertirá en una comunidad virtual

Por el peso específico que tiene en la economía regional, la actividad turística debe contemplarse como una industria y no sólo como un mero sector, por lo que "como ocurre en todo proceso industrial necesita también aplicar procesos innovadores para garantizar sostenibilidad y competitividad". Tal premisa, expresada por el consejero de Turismo, Comercio y Deportes, Luciano Alonso, ha llevado a este departamento a proyectar la creación de un Laboratorio de Inteligencia Turística, un centro que recopilaría conocimiento sobre el sector, generaría su propio conocimiento con nuevas investigaciones y lo pondría a disposición de las empresas.

Alonso explica que el laboratorio trataría a las empresas de forma "personalizada, como el asesor fiscal", y es que el reto de la innovación supone una dificultad técnica y económica para las empresas, caracterizadas por su pequeña dimensión. Por ello, según el consejero, el laboratorio atenderá de forma individualizada a un empresario y le diseñará o le aconsejará sobre qué acciones en concreto podría desarrollar para ser más competitivas e incorporar procesos innovadores que las hagan también más rentables, y puede abarcar desde la gestión de compras a la creación de un nuevo producto, o líneas de especialización, o la incorporación de tecnología o criterios ambientales y de sostenibilidad. "Las ideas de innovación no son iguales para todos. Las empresas pueden consultar para innovar, para crear o simplemente para evaluarse", apostilla Alonso. Todo será gratuito.

Luciano Alonso: "Hay que dejar de mirar hacia la crisis y avanzar"

Los presupuestos de la consejería destinan ya en este ejercicio 1,5 millones de euros para la puesta en funcionamiento del Laboratorio de Inteligencia Turística, que tendrá su sede en Marbella, en el edificio del Centro de Innovación Turística de Andalucía (Cinnta), que se va a someter a un importante proceso de remodelación. Recientemente, el Cinnta se convirtió en una fundación sin ánimo de lucro, participada por una veintena de entidades públicas y privadas con el objetivo de impulsar proyectos de I+D+i vinculados al turismo.

Entre los meses de abril y mayo, la consejería tiene convocadas unas jornadas de aceleración en cada una de las ocho provincias, con las que trata de transmitir al sector la necesidad de apostar por la innovación. "Se trata de dar un paso muy grande, que es asumir la innovación como filosofía e interiorizarla dentro de los procesos productivos", explica Alonso, quien reconoce que el momento es complicado por la crisis económica, pero que a la vez brinda una excelente oportunidad. "Hay que dejar de mirar hacia la crisis y concentrarnos en avanzar, se trata de reciclar la adversidad y convertirla en esperanza", explica el consejero. "La inversión en I+D+i es una cuestión de supervivencia empresarial", apostilla, y el principal reto ahora mismo es convencer de los beneficios que tiene la innovación a un tejido caracterizado por sistemas muy tradicionales.

Otro de los proyectos inmediatos de la consejería es la transformación del portal de turismo andaluz en una comunidad virtual. Esto quiere decir que los usuarios tendrán protagonismo y podrán dejar sus comentarios y opiniones de forma visible. "Los procesos de participación siempre tienen un riesgo, pero es un paso muy importante el que vamos a dar y necesario si creemos de verdad, como decimos, que el turista es el protagonista y el eje de todo. Es un riesgo, pero ya es inevitable", explica Alonso. El portal de Turismo Andaluz incorporará además un sistema eficiente de comercialización para poder hacer las contrataciones y reservas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 12 de abril de 2009.

Lo más visto en...

Top 50