Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La financiación del Plan Confianza sigue en el aire

Día tras día, consejeros, diputados autonómicos y alcaldes del PP presentan a lo largo de todo el territorio de la Comunidad Valenciana las bondades del denominado Plan Confianza, el compendio de iniciativas de impulso económico que el Consell aprobó sobre la marcha durante los meses de enero y febrero. Según el discurso oficial, el plan supone una inversión de 2.420 millones más allá del gasto contenido en los presupuestos. Pero la financiación de tales iniciativas sigue en el aire.

El Consell aprobó el viernes pasado la creación de 900 millones de euros de deuda pública en 2009, la deuda prevista para cubrir el déficit de los presupuestos de la Generalitat para este año. Esa deuda fue autorizada por el Consejo de Política Fiscal y Financiera y representa el 1% del PIB regional.

El Consell todavía no ha pedido permiso para endeudarse más

Gerardo Camps, vicepresidente económico, defendió ante el pleno de las Cortes que la inversión prevista por el Plan Confianza se cubriría en parte a través de "ingresos no previstos" procedentes del Estado y vinculados a la nueva financiación autonómica. El resto, a través del recurso al crédito, es decir, al endeudamiento.

Francisco Camps, presidente de la Generalitat, reclama 1.100 millones de euros a cuenta del nuevo modelo de financiación. Eso cubriría menos de la mitad del Plan Confianza. El presidente, además, asegura que ese dinero se dedicará a Sanidad, Educación y Bienestar Social.

El Consell necesita una autorización del Estado para poder endeudarse más. Varias comunidades autónomas han solicitado y obtenido ya del Ministerio de Hacienda autorización para endeudarse por encima de lo previsto en sus presupuestos, pero la Generalitat valenciana ni siquiera lo ha solicitado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de abril de 2009