Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:EQUIPAJE DE BOLSILLO

Don Juan a lo Byron

Poesía. El don Juan ideado por el romántico Lord Byron (1788-1824) en su última obra poco tiene que ver con el Don Giovanni de Mozart o el Tenorio de Zorrilla. Nada posee del carácter o la facha de estos desabridos burladores y despreciadores de mujeres. El de Byron es un "gentil mozalbete" español, valiente y de sangre fogosa, enamoradizo y seducible más que seductor, capaz de ternura y embeleso.

A sus 16 años lo lía una hermosa mujer casada; perseguido a muerte por su marido, Juan debe abandonar Sevilla y, a partir de ahí, correrá toda suerte de aventuras zarandeado por el destino: desde el episodio de antropofagia en la célebre balsa de náufragos, el arribo a las playas griegas y el amor por la joven Haidée, hasta terminar en Rusia como favorito de Catalina la Grande y luego como embajador en Inglaterra, a donde llegará con mirada crítica, convertido en un moralista cuya única moral es la del sentido común y la que dicta la segura guía de la Naturaleza. Byron puso mucho de sí mismo en este extenso poema interrumpido de variopinta factura, elaborado de manera lenta y ocasional entre los años 1818 y 1824. Se lee muy bien en esta clara traducción, arropada por el texto original en inglés.

Don Juan. Tomos I y II

Lord Byron

Edición bilingüe de Juan Vicente Martínez Luciano, María José Coperías Aguilar

y Miguel Teruel Pozas

Traducción de Pedro Ugalde

Cátedra. Madrid, 2009

648 y 1.438 páginas. 17,70 euros cada uno

Atrevido y pícaro para la época, Don Juan encantó a los más conspicuos autores europeos, como Goethe, quien lo elogió por la frescura de sus ideas nada convencionales y por sus jugosas observaciones satíricas y hasta filosóficas. Byron, tal como setenta años después haría Oscar Wilde, luchó contra los prejuicios sociales, fustigó la pacatería y escandalizó sin piedad a los puritanos: el mejor modo de avanzar algo en el frágil progreso de la libertad humana. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de abril de 2009

Más información

  • Lord Byron