Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'número dos' de la Liga insta a los clubes a incumplir los pactos con AVS

Tebas pide que no dejen entrar al campo a las cámaras de la empresa audiovisual

El conflicto del fútbol ha adquirido una nueva dimensión con la invitación del vicepresidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, a algunos clubes para que incumplan sus acuerdos con Audiovisual Sport (AVS) e impidan el acceso de las cámaras a los campos. Tebas lanzó esta propuesta en una reunión celebrada el pasado martes en la sede de la Liga con integrantes del llamado G-30, en el que figuran nueve equipos de Primera (Numancia, Mallorca, Recreativo, Sporting, Getafe, Osasuna, Almería, Málaga y Valladolid) y 13 de Segunda (Albacete, Castellón, Hércules, Las Palmas y Tenerife, entre ellos), a los que dice representar.

Según los asistentes, Tebas aseguró a estos clubes que si cerraban el paso a AVS y facilitaban la entrada de las cámaras de Mediapro a sus campos, esta productora se comprometía a pagarles sus contratos a partir de ahora. También reafirmó el anuncio que hizo por carta a AVS (compañía participada por PRISA, editora de EL PAÍS) el pasado 17 de marzo, en la que le comunicaba que 24 clubes del G-30 rescindían sus contratos con AVS. Tebas argumentaba la "voluntad reiteradamente rebelde" de AVS de "incumplir el contrato que les une con los clubes del G-30".

Los equipos que cierren las puertas tendrían que pagar 2,2 millones a AVS

El número dos de la Liga comunicaba también en esa carta que la jornada 28 de Primera y la 29 de Segunda serían las últimas en las que AVS podría "entrar las cámaras". Fuentes de esta compañía consideran que la decisión de impedir el acceso de sus equipos a los campos desde este fin de semana tiene como objetivo "facilitar la entrada a las cámaras de Mediapro-La Sexta". Si los clubes afectados llevan a cabo la propuesta de Tebas se enfrentarán a las cláusulas penales que prevén sus contratos con AVS: el pago de 2,2 millones de euros por cada partido que impidan retransmitir. El Numancia, por ejemplo, que no permitió el acceso de los equipos de AVS en el partido contra el Madrid, tiene una reclamación de 4,5 millones de euros.

Para algunas entidades deportivas, estos incumplimientos pueden suponer la quiebra, toda vez que muchas están en una situación de concurso de acreedores.

En determinadas situaciones, AVS ha decidido no pagar a los clubes directamente por partidos que no ha podido emitir. En esos casos, ha consignado las cantidades que les corresponden ante el juzgado (1,7 millones de euros en relación al Numancia, que le impidió dar su partido con el Madrid).

En su carta, Tebas se queja de que AVS retiene el dinero "de forma unilateral" al Mallorca y al Numancia y acusa a la entidad de erigirse en "juez y parte". "Si ustedes tienen voluntad de abonar las cantidades adeudadas, entreguen las mismas directamente" al Mallorca y al Numancia "y que sea luego un juzgado o tribunal quien decida al respecto del supuesto incumplimiento aducido por AVS (que no existe)", agrega.

Desde el inicio de la temporada, AVS ha denunciado las maniobras de la Liga para "favorecer los intereses de Mediapro-La Sexta". La Liga ha modificado los horarios propuestos por AVS y eso ha permitido a La Sexta emitir hasta cuatro partidos en una jornada. De esta manera, ha roto el modelo de explotación del fútbol, que prevé un encuentro en abierto por jornada, otro codificado y el resto en pago por visión. EL PAÍS intento ayer, sin éxito, recabar la versión del vicepresidente de la Liga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de abril de 2009