Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Los negocios de Chesterton

"El club de los Negocios Raros impera oculto en un gran edificio, como un fósil escondido en un gigantesco conglomerado de fósiles", escribía G. K. Chesterton en El club de los Negocios Raros. Corría el año 1905, pero ya se definía a los ejecutivos casi como muertos vivientes. Los modernos financieros de La lista, sofisticada pero decepcionante ópera prima de Langenegger, también son fósiles necesitados de una alegría tan estrambótica como las inventadas por Chesterton. Adictos al trabajo, sin vida más allá del ordenador y las paredes de su oficina, están filmados a través de la tenebrista luz de Spinotti, que provoca que la mitad inicial de La lista enganche a la manera de la chestertoniana The game (David Fincher, 1997). Sin embargo, vueltas las cartas boca arriba y trasladada la acción desde Nueva York a Madrid, el conglomerado se viene abajo con un aroma tan impostor como el nombre de la institución madrileña donde guardan el dinero: Banco Nacional de San Sebastián.

LA LISTA

Dirección: Marcel Langenegger. Intérpretes: Ewan McGregor, Hugh Jackman, Michelle Williams, Charlotte Rampling, Natasha Henstridge, Paz de la Huerta.

Género: thriller. EE UU, 2008.

Duración: 107 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de abril de 2009