Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre de Londres | La diplomacia bilateral

Zapatero mantiene en Londres su primer encuentro con Obama

Fue una charla informal "tranquila y amplia" en el palacio de Buckingham

José Luis Rodríguez Zapatero mantuvo ayer su primera conversación con el nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Fue una charla informal, pero "tranquila y amplia", según describieron fuentes de Moncloa, que no precisaron su duración. El escenario fue el palacio de Buckingham. Y la ocasión, la recepción que la reina Isabel II ofreció a los asistentes a la cumbre del G-20, que hoy se celebra en Londres.

Ambos intercambiaron puntos de vista sobre la crisis económica (Obama le presentó al secretario del Tesoro, Timothy Geithner), la próxima cumbre de la OTAN o las relaciones internacionales. Pero también hablaron de asuntos menos trascendentes, como que ambos son aficionados al baloncesto y a correr. Obama comentó que le gusta España y manifestó su deseo de visitarla pronto, siempre según fuentes de Moncloa. Aunque de este último asunto quedaron en hablar con más detalle el próximo domingo, en su primera entrevista formal en Praga.

Zapatero, que, al contrario que la mayoría de los asistentes, no acudió acompañado por su esposa, Sonsoles Espinosa, saludó a la de Obama y también conversó extensamente durante la recepción con otros dos mandatarios: el anfitrión de la cumbre, el británico Gordon Brown, y el presidente ruso, Dmitri Medvedev, quien recientemente estuvo en España.

El jefe del Gobierno español llegó ayer a Londres para participar en la reunión del grupo que representa al 85% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial y que se enfrenta al doble reto de deshacer el coágulo que estrangula el crédito y frenar la hemorragia que destruye millones de empleos en todo el mundo. Es la segunda vez que Zapatero participa en este foro, al que se incorporó en la cumbre de Washington de noviembre y, tal vez por ello, es el más optimista de los asistentes. El único que se ha atrevido a augurar, en un vídeo grabado para la ocasión, que la reunión de hoy marcará el "inicio de la recuperación económica".

Con ser importante, la cita del G-20 es sólo la primera etapa de una gira que le llevará mañana y pasado a la conmemoración del 60 aniversario de la OTAN, en Estrasburgo (Francia) y Khel (Alemania); el día 5, a la cumbre entre la UE y EE UU en Praga y, esa misma tarde, a Estambul, donde mantendrá una reunión de alto nivel con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, e inaugurará el lunes el segundo Foro de la Alianza de Civilizaciones.

La exclusión de la Alianza de Civilizaciones de la agenda oficial del viaje de Obama difundida por la Casa Blanca cayó como un jarro de agua fría en la Moncloa, donde aún se espera que el presidente de EE UU pueda participar, al menos, en la cena que ofrecerá el día 6 a los asistentes al foro el presidente turco Abdullah Güll.

Fuentes gubernamentales recuerdan que fue el propio secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que anunció la presencia de Obama en la Alianza de Civilizaciones, una iniciativa que, aunque impulsada por Zapatero y copatrocinada por Erdogan, ha asumido como propia Naciones Unidas. Zapatero tenía previsto reunirse ayer a su llegada a Londres con Ban Ki-moon, pero finalmente la cita se aplazó por "problemas de agenda", según fuentes españolas.

Nueva base en Afganistán

Defensa gastará 15 millones en la primera fase de la construcción de la nueva base del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) de la provincia de Badghis, al noroeste de Afganistán, bajo responsabilidad española. Unos 150 efectivos del regimiento de ingenieros de Salamanca se trasladarán a la zona a mediados de abril para iniciar los trabajos, que deberían concluir en noviembre, antes de que comience la fase más cruda del invierno.

Varias razones han aconsejado la mudanza. La actual base Miguel de Cervantes se ha quedado pequeña, encajonada en el casco urbano de Qal-i-Naw y ocupando uno de los escasos espacios arbolados de la localidad, que se recuperará como parque. Pero, sobre todo, han primado razones de seguridad: desde el nuevo acuartelamiento se controlará el aeropuerto, principal objetivo estratégico en caso de conflicto abierto.

La base ocupará 75 hectáreas, 25 de ellas urbanizadas, y tendrá capacidad para un batallón (800 efectivos), frente a los 200 actuales. Eso no quiere decir que se vaya a ocupar al completo, pero se da por seguro que España aumentará sus tropas. El anuncio podría hacerse en la cumbre que mañana y pasado celebra la OTAN.

Sobre la mesa está la posibilidad de aportar uno de los cuatro batallones que ha pedido la OTAN para garantizar la seguridad de las elecciones presidenciales afganas de agosto o completar con una compañía reforzada (200 efectivos) el batallón disminuido (500) ofrecido por Italia. Además, es probable que se envíen unos 40 guardias civiles para formar a la policía afgana dentro de una misión de la Gendarmería Europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de abril de 2009

Más información