Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa ordena investigar a los Legionarios de Cristo

El fundador de la congregación fue sancionado por abusos

El Papa ha ordenado una visita apostólica -una investigación, en el argot eclesiástico- a los Legionarios de Cristo, la congregación fundada en 1941 por el sacerdote mexicano fallecido el año pasado Marcial Maciel, investigado y sancionado (Juan Pablo II le retiró de todos sus cargos) por abusos sexuales continuados contra seminaristas y del que hace poco se supo que tuvo una hija.

La disposición del Vaticano ha sido comunicada por el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado, en una carta enviada el 10 de marzo al superior de esta institución, Álvaro Corcuera. Bertone asegura en la misiva que Benedicto XVI renueva a los Legionarios de Cristo, "su solidaridad y su plegaria en estos momentos delicados".

La página web de la congregación confirmó ayer esta "visita" y dio a conocer también la carta en la que Corcuera informa de ellas a los legionarios. En ella, expresa su gratitud al Pontífice por su "cercanía" y por la "ayuda" que les ofrece "para afrontar las actuales vicisitudes relacionadas con los hechos graves en la vida de nuestro padre fundador, que ya fueron objeto de las investigaciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe concluida en 2006 y los que han salido a la luz recientemente".

Bertone comunicó a la congregación que la inspección la realizará un "equipo de prelados" en una fecha que todavía no se ha confirmado pero que podría ser después de Semana Santa. Una inspección que, según Filippo di Giacomo, juez vicario en el Vaticano, no es "punitiva", sino que entra dentro de la "normalidad". "Todas las instituciones religiosas son visitadas cada cierto tiempo", dice. "La diferencia entre los institutos religiosos más antiguos y los más recientes es que estos últimos, como es el caso de los Legionarios de Cristo, no pueden elegir a sus visitadores", explica.

A pesar de que la visita se ha anunciado menos de dos meses después de que los Legionarios de Cristo confirmaran que Maciel tuvo una amante con la que concibió una hija, Di Giacomo cree que "los momentos delicados" mencionados en la carta se refieren a algo más que a los problemas con Marcial Maciel, por los que la congregación ya ha pedido perdón.

Los Legionarios de Cristo, que cuentan con 800 sacerdotes y unos 2.500 seminaristas, necesitan encontrar un líder carismático que les guíe. Una tarea que no es fácil, según Di Giacomo, ya que todos ellos son muy jóvenes, con menos de 30 años de sacerdocio.

La inspección podría servir, además, para ayudarles a dotarse de una nueva estructura, a buscar una fórmula colegiada de gestión y a administrar sus finanzas según el derecho canónico. La tarea de los visitadores apostólicos consistirá en conocer de cerca la vida y el apostolado de la congregación e informar a la Santa Sede. El trabajo durará varios meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de abril de 2009