Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria da 10 días a Seat para que diga si fabrica el Audi

Sebastián aparca los 100 millones de ayudas a la empresa

El Gobierno está dispuesto a mantener el pulso a Seat pese a que la plantilla ha aceptado congelarse el sueldo para que la planta de Martorell (Barcelona) gane competitividad dentro del consorcio y a que las administraciones (central y autonómica) le han diseñado un plan de ayudas a medida. Volkswagen todavía deshoja la margarita sobre dónde va a fabricar el Audi Q3. Y no sólo eso, sino que, mientras se lo piensa, ha aprovechado para pedir más subvenciones.

El Ministerio está ya harto y ha decidido excluir del Plan de competitividad del sector de la automoción, dotado con 800 millones euros, a Seat, a quien ha dado un ultimátum de 10 días.

Los 102 millones destinados para Seat no aparecen en la lista que el director general de Industria, Jesús Candil, entregó el miércoles a los representantes de las patronales de los fabricantes y de las empresas de componentes, Anfac y Sernauto, respectivamente, y a los sindicatos en la mesa de seguimiento del plan, y a la que ha tenido acceso este diario. El Ministerio no descarta descongelar las ayudas, pero Seat tiene que decidirse antes de 10 días. Ése es el plazo que ha dado el Ministerio para que las empresas presenten sus alegaciones a la propuesta de distribución de los fondos. "Queremos que el dinero llegue a las empresas en abril", explica un portavoz de Industria. Pero Volkswagen "difícilmente tomará una decisión antes de Semana Santa. La próxima reunión del Consejo de Supervisión está prevista para la segunda quincena de abril", ha apuntado desde Alemania un portavoz del consorcio. El Plan de competitividad, aprobado hace una semana por el Consejo de Ministros, no ha satisfecho todas las demandas. Medio centenar de proyectos de inversión, valorados en 256 millones de euros, están en lista de espera. Todos pertenecen a compañías de componentes, cuyos principales grupos españoles, como Mondragon, Antolin, Ficosa, Gestamp o CIE Automotive, han salido reforzados.

Nissan aplicará un ERE a los empleados que no se apunten al plan de bajas

El resto, 484 millones, se ha asignado provisionalmente a los fabricantes. "El reparto tiene en cuenta el esfuerzo inversor de los fabricantes para lanzar nuevos productos en España", interpreta el responsable federal de la automoción de la UGT, Rogelio Mena. El principal beneficiario es Nissan, con 102 millones de euros. De ellos, 71 millones son para la fábrica de Barcelona, que a finales de año empezará a fabricar una nueva furgoneta.

Ford también ha visto premiada la asignación en exclusiva del nuevo monovolumen C-Max a Almussafes (Valencia), con 83 millones de euros. Citroën recibirá 71 millones para Vigo con el fin de mejorar la productividad. La otra cara de la moneda son General Motors, cuya crisis mantiene en el aire los planes de futuro, como fabricar un monovolumen en Figueruelas (Zaragoza).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de marzo de 2009