Cinco artistas escriben sobre las cinco canciones ganadoras

EL PAÍS SEMANAL ha preguntado a 100 músicos hispanoamericanos por sus canciones favoritas

1. 'Ne me quitte pas' - Jacques Brel - Odio perfumado de licor

Más información

2. 'God Only Knows' - The Beach Boys - La armonía más hermosa

Por Kim Fanlo (Nena Daconte) La primera vez que escuché God only knows creo que tenía 20 años. No había escuchado más que los típicos recopilatorios surferos de los Beach Boys. Pero no el Pet sounds. Me la pasó un buen amigo con un grandísimo talento para componer. No fue el Pet sounds a secas, sino The Pet sounds sessions, una edición especial en caja con cuatro CD en los que había, además del disco original en mono y la mezcla en estéreo, gran parte de tomas de las sesiones de grabación. Un caramelito para cualquier músico o productor. Recuerdo que me impresionaron muchísimo las mezclas vocales, como si fueran a capella. La primera vez que escuché la pista de las voces de God only knows se me hizo un nudo en la garganta, me quedé sin respiración y se me empañaron los ojos. Siempre que escucho esta canción me acuerdo de aquella primera vez. Algo que sólo me ha pasado con God only knows. ¿Por qué? Supongo que porque es probablemente la canción más hermosa que haya escuchado jamás. La armonía, los arreglos de vientos, cómo crecen las voces al final… Creo que no se puede mejorar, y para mí ése es el fin de cualquier grabación o canción. Una utopía para el resto de los mortales, me temo. Guardo muy buen recuerdo también de ver a Brian Wilson en Barcelona, en julio de 2005. De ver a nueve personas cantando a la vez como pocas veces he visto; de verle rodeado de fans en el escenario. Grandes músicos que adoraban su música y que tenían la oportunidad de hacerla con su admirado maestro. Eso sí, como leí en una crítica del concierto, Wilson parecía un oso panda despistado. Muy entrañable. Fue la canción de la noche, y eso que el resto no era de relleno precisamente. Impresionante repertorio. Me pregunto si habría conseguido darnos esas grandes canciones si no hubiera tomado tanto LSD…

3. 'Help!' - The Beatles - ¡Socorro!

Por Coque Malla No le he puesto otro título a las palabras que ahora escribo porque no se me ocurre un título mejor. Para lo que sea: una canción, un disco, un libro o, como ahora, un artículo: “Socorro”; bueno, no: “¡Socorro!”, con exclamación. Yo era muy pequeño cuando oí por primera vez la canción y no era consciente de lo trágico del mensaje subyacente. Bueno, de subyacente nada, se trataba de un tío pidiendo socorro a gritos, directamente. El pobre Lennon empezaba a sufrir mucho por esa época. En una película de Woody Allen (creo que es en Celebrity) también aparece la palabra socorro de manera muy trágica, por medio de un avión que con su estela la escribe en el cielo. Para mí, esos dos “socorros” tienen mucha semejanza. Y luego no se trata en absoluto de un disco trágico. En mi caso, no sólo no fue algo trágico, sino que fue el principio de todo. Porque no sólo fue mi primer disco de los Beatles, sino que fue mi primer disco, punto. Con él descubrí que se puede hacer todo a través de las canciones: pedir socorro, decirle que la quieres, enfadarte, empezar una amistad, terminarla, huir, volver… No se me ocurre una canción mejor para escuchar la primera vez que llegas a tu casa con tu primer vinilo comprado por ti y pones la aguja en el plástico. Te das un susto cuando suena ese primer “Help!” sin ninguna introducción musical. He pedido socorro muchas veces, pero ahora eso pasó. Ahora ha llegado la hora de los gigantes.

4. 'Como el agua' - Camarón - El anzuelo perfecto

5. 'Mediterráneo' - Joan Manuel Serrat - "¡Qué cabrón!"

LA LISTA Y LAS VOTACIONES COMPLETAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de marzo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50