Los vecinos rechazan las pruebas de Medio Ambiente

La acusación considera "inhábil" a la Consellería de Medio Ambiente para practicar las pruebas que solicita, "por su particular participación en los hechos investigados". Pese a que inicialmente, en marzo de 2006, sostuvo en un informe que Desguaces Lema no podía gestionar los residuos de Ferroatlántica, diez meses mas tarde consideró, tras una simple inspección visual, que los residuos ya habían sido retirados. Los vecinos sostienen que Desguaces Lema se limitó a cubrir el acúmulo de residuos con tierra y a comunicar que ya los había retirado. "Es falso, ya que no se produjo más actividad en la mina que el movimiento de tierras con excavadoras", aseguran los vecinos.

El anterior juez instructor de la causa acordó el 17 de abril de 2007 practicar una diligencia, consistente, de un lado, en acreditar materialmente la cantidad de residuos que permanecen depositados en la cantera y el perímetro de sus balsas. También ordenó que un laboratorio independiente analizase las muestras de hidrocarburo. Con el cambio de juez, el sustituto requirió el informe sobre los hechos a la Consellería de Medio Ambiente. La aceptación del recurso por la Audiencia de A Coruña abre la posibilidad de que se analice el terreno tal y como exigen los vecinos.

En sólo un mes

De haberse producido la retirada de las escorias, acumuladas con un intenso tráfico de camiones durante seis meses, se habría realizado en tiempo récord. El 27 de septiembre de 2006, la consellería requirió a Desguaces Lema la documentación relativa al plan para la retirada de los residuos. Sólo un mes más tarde, la empresa comunicó a Medio Ambiente: "En cumplimiento de lo solicitado en su día por el Servicio de Xestión e Control de Residuos, hemos procedido a la retirada de residuos de la construcción y demolición que se encontraban en Santa Lucía".

Los vecinos sostienen que, ante la necesidad de cumplir las exigentes condiciones impuestas, "Desguaces Lema optó por cubrir el acúmulo de residuos con tierra y comunicar a la consellería que ya había retirado los residuos". "Lo cual es evidentemente falso", apuntan, basándose en un nuevo informe del Seprona que manifiesta que la cantera "sigue en el mismo estado que en la anterior inspección de junio de 2006". Los vecinos aseguran que no se produjo movimiento de camiones. "La prueba solicitada demostrará la permanencia de las escorias y, cuando menos, la negligencia" de los funcionarios de Medio Ambiente, en referencia a los que realizaron la inspección visual que permitió concluir que los residuos habían sido retirados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 19 de marzo de 2009.