El PP desactiva la moción de censura contra el alcalde socialista de Iruña de Oca

El PP de Álava ha desactivado en el último momento la moción de censura que se iba a debatir hoy contra el alcalde socialista del municipio de Iruña de Oca. Los tres concejales populares, cuyo apoyo resultaba decisivo para que saliera adelante la iniciativa para desalojar al alcalde, Javier Martínez, y sustituirlo por un edil peneuvista, aceptaron finalmente las razones de su partido, que se había opuesto desde el principio a la operación, y retiraron ayer su apoyo a la moción de censura

El frenazo a la operación para sustituir al alcalde salido de las urnas se produjo tras una negociación entre las direcciones provinciales del PSE-EE y el PP para encauzar la situación creada en el municipio, cuya principal localidad es Nanclares de la Oca. A cambio de la paralización de la moción de censura, el equipo de gobierno realizará una auditoría que determine el estado de las cuentas en el Ayuntamiento. El desacuerdo con la gestión económica realizada por el alcalde socialista, al que acusaban de llevar el municipio a "la bancarrota" en los menos de dos años en el cargo, era el motivo invocado para descabalgarlo. El PSE gobierna en minoría con sus cuatro representantes y el respaldo parcial del edil de Iruñako Ezkerrak. La iniciativa que iba a colocar como alcalde al único concejal del PNV, Raúl Arrondo, contaba con el respaldo de los tres ediles del PP y otros dos independientes.

Inestabilidad crónica

Su renuncia de última hora a llevarla adelante se ha producido para "salvaguardar la estabilidad del municipio para interés sus vecinos", explicó en un comunicado el PP, que desde el primer momento valoró la inoportunidad política de quitar la alcaldía al PSE para dársela al PNV, cuando tiene sólo un concejal. Las negociaciones que populares y socialistas mantienen para asegurar la investidura de Patxi López como lehendakari han tenido su influencia en el desenlace de esta crisis en Iruña de Oca, un municipio aquejado de una inestabilidad institucional crónica.

La oposición reprocha al alcalde su "prepotencia" y el supuesto deterioro de las finanzas locales. El elevado gasto realizado por el teniente de alcalde, Miguel Ángel Montes, con su teléfono móvil oficial -más de 2.500 euros facturados en seis meses- fue otro motivo invocado para la moción de censura promovida a principios de este mes. Sin embargo, el alcalde, que reconoció ese dispendio y obligó a Montes a abonar la parte correspondiente a gasto personal (1.500 euros), apuntó que el intento de echarle del cargo estaba motivado por los intereses que se mueven en el diseño del nuevo plan general de ordenación urbana del municipio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS